Jueves, 22 Ago,2019

Un día para recordar y para valorar

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

En esta ocasión no les voy a hablar de una tendencia: les voy a compartir uno de los días más importantes de mi vida. El día 27 de julio de 2019, la hora 6 p. m., los novios Alejandra Forero —quien les habla— y Paul Cottier, ingeniero civil estadounidense de 32 años, se casaron.Ese día di el sí más importante de mi vida.

Contrario a lo que muchos pueden pensar debido a mi trabajo como wedding planner;mi boda fue sencilla, hermosa y con los invitados que debían estar en este día.Mi mamá Claudia, mi tía Pilar y mi hermana Paola actuaron como wedding planners, y debo decir que fueron excelentes. La capacidad de organización de las 3 damas anteriormente mencionadas es fascinante.

Aunque la boda era a las 6 p. m., estábamos en el Hotel GHL Capital a las 8:00 a. m. Sinceramente sentía en el estómago muchas mariposas y aunque no quería desayunar, mi familia me recordó que el día era largo, así que tomamos un desayuno rápido y subimos a la habitación para empezar los arreglos de cabello y maquillaje.

Mis estilistas Harold y Valentina Tortosa llegaron listos para empezar la transformación. Las primeras fueron mi suegra Leann y mi cuñada Michelle, que llegaron desde Oregón acompañadas por mi suegro Steve después de más de 12 horas de viaje para acompañarnos en nuestro día.

La jornada continuó y empezaron a llegar las personas de decoración. La decoración del salón de ceremonias y de la recepción,estuvo a cargo de Angélica, la representante del Hotel GHL Capital y de Juan Llano,la misma fue exquisita, fue preciosa. Colores suaves con corte de azules fueron los protagonistas del matrimonio, acompañados de colores de mobiliario en dorado, para cerrar una tendencia clásica y elegante. 

Pero mientras todo esto pasaba,y todos ellos trabajaban de una manera espléndida; mi mamá y mi tía subían y bajaban del piso 7 ,donde estabamos arreglandonos al 10  —donde se llevaría a cabo el matrimonio— yo empezaba con mi maquillaje y peinado. En ese momento, ya las mariposas del estomago estaban volando a la garganta y al ver a todos muy lindos y arreglados las emociones empezaron a aflorar.

Finalmente llegó el momento de vestirme: un vestido de Pronovias y baletas de Pretty Ballerinas —el vestido fue un sueño, un diseño y una experiencia irrepetible, gracias a Pronovias— esperaban por mí. Como siempre lo hicieron, mi mamá y mi tía me ayudaron a ponerme el vestido. Los fotógrafos de Ink Logic hicieron las tomas correspondientes, recordándonos no llorar, siempre tratando de tomar nuestro mejor ángulo.

Cuando las fotos empezaron, y empezaron los momentos de las bendiciones y de los abrazos, yo solo podía pensar en lo afortunada que era por la familia tan hermosa que tengo, por todas las alegrías que me han regalado y por siempre apoyarme. Las tres mujeres anteriormente mencionadas han sido el pilar de mi vida y el recordatorio continuo del trabajo arduo, la honestidad y la alegría; si alguna persona me pregunta quiénes son mis heroínas, sin duda alguna responderé que son ellas. Y en unos de los días más importantes de mi vida estuvieron ahí para recordarme cuánto me quieren.

Finalmente llegaron las 6:00 p. m., hora de subir al salón Candelaria y empezar la boda. La musicalización a cargo del grupo Aluna fue preciosa, el Ave María sonó, y fue la señal para que yo entrara. Paul, mi esposo, estaba muy guapo, todo se veía hermoso. Llegó el momento de decir sí, y con todo el amor del mundo dije sí, mil veces sí.Después de una hermosa ceremonia, llegó la recepción y con ello el momento de compartir con mi familia y amigos. Como les dije al principio, fue algo pequeño y precioso. Mi ya esposo y yo hicimos nuestra entrada que fue enmarcada por la canción Sorprenderte, de Fonseca —una dedicatoria de Paul—.

Los brindis de mi suegro y de mi hermana fueron hermosos. Fueron las palabras exactas para el mejor de los días. Tuvimos nuestro primer baile y después disfrutamos de un delicioso menú (salmón con caviar,mignonette de pavo con salsa de pistachos) y de una rumba muy prendida, gracias a nuestro dj JK Pro Sound. Trabajo impecable de sonido, luces y de animación.

Fue el mejor de los días y quería en este blog dar gracias a todas las personas que lo hicieron posible. Gracias a mi familia por siempre darme lo mejor, por estar en uno de los días más bonitos de mi vida, a mi familia política por viajar desde tan lejos para acompañarnos, querernos y apoyarnos, y a mi esposo Paul, por ser el mejor de los hombres y darme tanto amor.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net