Jueves, 18 Jul,2019
BLOG / ACTUALIDAD / MAY 13 2019 / Comentarios

La luz de la Verdad

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Tan fácil se ha convertido hablar de los demás, criticamos sin darnos cuenta, y casi por completo lo hemos vuelto en un diálogo sin bondad, y mucho menos sin amor.  Cada palabra cuando juzgamos y hablamos de los demás, está repleta de veneno, que va dirigida no solamente a las personas sino también a las circunstancias y situaciones.

Herimos con palabras cargadas de envidia, rencor, frustración, egoísmo … enviamos toneladas de pensamientos negativos durante todo el día, nos llenamos el ser de toxinas, porque sencillamente se nos ha olvidado ser compasivos desde el amor. Nos aferramos a la idea que tenemos sobre alguien (no es la verdad de la otra persona), no nos damos permiso de verla realmente con los ojos del alma, permitimos de este modo que el corazón se nos replete de odio, ira y energías de baja vibración que luego sin pensarlo, y sin tan siquiera sentirlo vamos contaminando todo alrededor de nosotros. 

Me he dado cuenta que nos es más fácil criticar, juzgar, chismorrear, que abrirnos a la energía universal del amor -donde todo fluye de manera mágica y natural- para dar un saludo de felicidad, para abrazar y aplaudir la labor de otros, para enaltecer y adorar con un te amo a nuestros seres; Cuando por fin nos demos cuenta que al vibrar bajo enfermamos física y mentalmente, que cuando hablamos mal de otra persona lo estamos haciendo directamente hacia nosotros mismos, ya que todos somos reflejos unos con otros y esa persona simplemente me está mostrando lo que aún no he sanado en mi interior … justo en aquel momento, cuando despertemos del letargo, justo ahí recordaremos lo que realmente somos:  aquellos seres mágicos, eternamente infinitos y llenos de luz!  

Recordemos que en el universo todo es energía, que todo lo que demos regresa a nosotros … de esta manera la próxima vez será mejor guardar silencio y observar conscientemente mi sentir, mis palabras y mis actos, así pues,  cuido mi energía y también la del mundo que me rodea, ¡dando mi ofrenda divina al planeta!

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net