Jueves, 25 Abr,2019
BLOG / SEXUALIDAD / OCT 14 2018 / Comentarios

La “adultización” del menor

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Estamos viendo un creciente fenómeno en donde se está dando una compleja y sorprendente “adultización” del infante, el cual en vez de construir o proteger al menor, sobre el ímpetu de los derechos de los niños, socava y vulnera su derecho a la niñez. 

Es evidente la utilización del menor, de manera ambiciosa y oportunista, mucho de ello bajo la complicidad de los medios de comunicación, la tecnología y el mercadeo; sin dejar de lado la responsabilidad de los padres, los cuales llenos de venias y de sonrisas untuosas se subastan al sistema comunicativo. En parte la culpa es de tanta zalamería, propia de la televisión, la que destruye, lo que es importante en los niños: filtrar la violencia, la excesiva brutalidad y el desmesurado protagonismo de la sexualidad en etapas tempranas. Se muestra tanto, opacando la imaginación, aniquilando la receptividad de lo ignoto y acelerando las etapas de crecimiento, terminando en la precoz “adultización”.

No me queda claro si las carantoñas de la globalización mundial, sobre la sociedad actual, han redefinido, para su propio bien, la categoría de infancia y juventud por encima de los más conspicuos defensores del derecho a ser niño.  Es difícil diferenciar la frontera del universo infantil del universo juvenil y del adulto, alarmando, incluso a los más estoicos liberales. Se ha olvidado lo incuestionable: el infante carece de la madurez física y psicológica para asumir la carga impuesta para enfrentarse a las amenazas culturales, económicas, sociales y sexuales que son propias de un adulto. 

Es apocalíptica la duración del tiempo que hoy se conoce para la infancia, sin embargo, esto depende de que las sociedades comprometidas con la niñez, respeten el espacio para su infancia sin que nada se las arrebate. Es el momento de analizar por qué los niños de hoy no tienen tiempo para ser niños; aquí ayudaría refundar la sociedad actual y volver a establecer normas de garantías y protección al menor. 

La “adultización” temprana erotiza y vulnera a la niñez, introduciéndola en el mundo del adulto, al cual aún no pertenece, privándole el juego con pares y el aprendizaje de una sexualidad sana y satisfactoria a futuro, ya que los encauza a la hipersexualización. No podemos pretender observar solo la punta del iceberg, puesto que esta no es más que una de las tantas formas existentes de despojarles la infancia, creándoles un ámbito propicio para que el pedófilo erotice a sus potenciales víctimas. 

La “adultización” del menor ofrece modelos equivocados a imitar, que solo eternizan estereotipos de género, creando una creciente demanda y extendiéndose ineluctablemente, cuyo único fundamento es: una camuflada pederastia. En fin, la “adultización” de los menores les arrebata la infancia y los expone a potenciales abusos sexuales.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net