Viernes, 19 Abr,2019
BLOG / ACTUALIDAD / ENE 27 2019 / Comentarios

Terremoto en el Quindío

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Por indefinible y extraña razón que jamás he logrado identificar, cuando quiera que se aproxima la ocurrencia de un hecho luctuoso, siento que mis paredes esofágicas son arañadas por misteriosas excitaciones, asociadas con un desagradable cuadro de ansiedad, similar al que afligía al protagonista de “la insoportable levedad del ser”, la hermosa novela del escritor checo Milán Kundera.

Era lunes, empezando el declive del medio día, 25 de enero de 1999, para ser más exacto, y Bogota —ciudad donde vivía— estaba abrazada por una ola de calor no común para su altitud. Recuerdo que me aprestaba a almorzar en una cualquiera de las cafeterías de La universidad de Los Andes, donde tramitaba obtención de certificado por mis estudios de especialización en gestión pública, cuando un perceptible estruendo, causado por la destrucción de las vidrieras del local, me anunció que un sismo notable sacudía la montaña oriental sobre la que está empotrada el alma mater.

Con la certeza sensorial de que la onda telúrica había desaparecido y el susto colectivo entre la comunidad estudiantil aún se mantenía latente, rememoré que en los días previos al movimiento sísmico, fui rehén de los confusos y zozobrantes sentimientos que asaltan mi vida en vísperas de la ocurrencia de circunstancias dolorosas.

Recuperada la calma, procedí a contactarme con mi madre María Yolanda, quien residía en La Tebaida, sin obtener respuesta distinta a la que desesperantemente suelen espetar —de forma automática— los celulares cuando no se encuentra respuesta directa del interlocutor pretendido, esto es: sistema correo de voz.

Preso de la angustia, encendí el radio e intenté contactos con mis parientes y amigos más queridos residentes en el Quindío, sin obtener eco alguno, con el agravante de que todos los corresponsales de las cadenas radiales emitían reportes del hecho noticioso, menos los de Armenia.

Consecuente con mi carácter de hombre decidido, me desplace al aeropuerto Eldorado, donde sobre las 3 de la tarde pude abordar el último vuelo autorizado con destino a Pereira, toda vez que El Edén de Armenia fue cerrado para operaciones comerciales.

Como si la incertidumbre en que me hallaba fuere insuficiente, antes de decolar, recibí llamada de mi querido primo periodista, Óscar Fernando Gómez, a la sazón director nacional de deportes de Caracol Televisión, para informarme que el Quindío había sido devastado por un terremoto.

Con los antecedentes expuestos a cuestas, aterrice en Pereira, y en el único taxi que pude conseguir, abordamos 5 paisanos, a quienes lo único que nos unía era el sabernos víctimas no presenciales de la tragedia.

Con la desazón en ebullición y el taxi en lentísima pero explicable marcha, logré una precaria comunicación con el celular de mi prima Carlina Molina Gómez, en la que sin mayor sindéresis le alcancé a oír que alguien próximo a la familia —pero sin precisar— estaba siendo sometido a procedimiento quirúrgico con transfusión sanguínea incluida.

Sin noticias ciertas de mi madre, de mi hermana Luz Piedad y del resto de parientes más allegados, me posé en Armenia, mi ciudad del alma, contemplando un panorama dantesco propio de las ciudades europeas destrozadas por la barbarie y guerra.

En Armenia eran las 6 de una tarde desolada, nublada y triste, y aún me faltaban 15 kilómetros para saber si aún palpitaba quien me trajo al mundo. El camino a La Tebaida se me insinuaba tortuoso, lacerante y lejos, hasta que por fin llegué, topándome con una dicha sublime, dada por Dios, al permitirme avizorar a mi tierna madre —quien por cierto vivió por 11 años más con los avatares propios de la vida—. Nos fundimos en un abrazo bañado por lágrimas mutuas que nunca olvidaré. El reencuentro equivalió a la renovación de un amor mutuo de carácter maternal y filial. Fue un milagro verle viva y lo agradecí a pesar de la tragedia vital de los demás; al fin y al cabo, como lo expresara Jorge Luis Borges, en su magistral cuento Ulrica, los “milagros tienen derecho a poner condiciones”.

El viernes 25 de enero de 2019, día en que se cumplieron 20 años del “fatídico evento”, la sociedad de Armenia y del Quindío, particularmente sus gobernantes, deben replantear sus rumbos, mediante la adopción y ejecución de políticas sociales, culturales y económicas de inmediato, mediato y largo plazo, que nos reconduzcan por la vía de obtener una vida digna para todos sus habitantes, tal como lo señala el artículo 1 de la Constitución de Colombia, y no estar inmersos en la promoción de actos insulsos y anodinos, fomentadores de la revictimización ciudadana, como germen perpetuador del dolor y la desgracia.

Ojalá, por el bien de nuestra gente, al poder regional y local que se define el último domingo de octubre del año en curso, accedan los mejores, entendiendo por ello, a los más competentes, honestos, idóneos y capaces.


Juan Carlos Ramírez Gómez
Bloguero invitado

Temas Relacionados: Terremoto

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net