Lunes, 22 Abr,2019
BLOG / ACTUALIDAD / NOV 11 2016 / Comentarios

El fin de la democracia

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Walter Lippmann es aún hoy, cuarenta años después de su muerte, tal vez el pensador político más influyente de los EEUU y tal vez una figura muy pertinente para entender lo que ha sucedido con los fenómenos políticos que este año hemos presenciado: El Brexit, el “NO”, y el Trumpismo.

El “rebaño descarriado” era la denominación con la cual Lippmann calificaba a la gente del común; afirmaba que, en el mismo sentido que ya lo había hecho Freud anteriormente, las personas no se guían por su intelecto e inteligencia para tomar decisiones. Al contrario, es nuestro animalesco antepasado que reside en el hipotálamo, dominado por los impulsos inconscientes e instintitos, el que nos llevan a decidir.

Y tal vez nada más claro para entender este retroceso de 100 años que da el mundo político. La democracia es peligrosísima porque da la opción de elegir libremente y la “gente” ó mejor ese “rebaño descarriado” debe ser encausado y controlado para que las decisiones que tomen, aunque viscerales, no constituyan una ruina para el sistema y, sin que se den cuenta, darles a elegir entre opciones libres y diferentes que ya han sido previamente decididas.

Si fuéramos del todo objetivos Hillary tampoco es que descollará como la gran salvadora de América: eso sí, tenía la experiencia para administrar ese monstruo de siete cabezas que son los EEUU ante todo sus relaciones internacionales. Donald no. Donald tiene mucha plata y una lengua que seguro nos entretenerá los próximos ocho años. (Por que en eso los gringos son muy juiciosos, sus gobiernos son de 8 años, aunque hagan un amago de golpe a la mitad).

Alguien decía la semana pasada: “acomodemos las camas para recibir de vuelta a nuestros familiares si gana Trump”. Eso no va a pasar, es como en nuestro microscópico paraíso, el rebaño eligió un pastor, pero al pastor lo ayudan a gobernar: para eso existen los asesores con altos sueldos. A Trump sus asesores no lo van a dejar hacer todas las bestialidades que anunció; con seguridad le limitaran a que se peine bien su bisoñé y participe en todas las cumbres mundiales para que la gente se tome fotos con él.

El “síndrome de doña Florinda” se tomó América: El populismo no sólo es de izquierda, es también de una derecha dura y recalcitrante, como la que retoma el poder en los EEUU. Un buen mensaje para el cura Ordoñez, que se hace ahora más presidenciable, ó si no que aproveche y tome las riendas Jean Claude Bessudo, quien hiciera la versión criolla del programa que lanzó a Trump al estrellato.

 

Carlos Andrés García Giraldo


@_carlosandresgg

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net