Jueves, 20 Sep,2018

BLOG / NACIONAL / NOV 04 2016 / Comentarios

La tal reforma

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Esta mañana en la televisión veía al señor director de la Dirección Nacional de Impuestos dar una explicación sobre la Reforma Tributaria. Lo bueno de ser funcionario público y estar en ese nivel directivo, es que se tiene tiempo para aprenderse las cifras, en cantidades de billones, por lo que se vuelve un discurso fácil de repetir y volver a decir.

El problema que resuelve la Reforma Tributaria son 20 billones de pesos que dejan de entrar a la Nación por cuenta de la caída del precio internacional del petróleo. ¡Pare de contar! no habría que explicar nada más.

Pero se enredan y se enredan tratando de dar justificaciones innecesarias y eso crea grandes líos.

El lío para el Ministerio de Hacienda es que, como dirían los abuelitos: toca chillar mucho para poder mamar algo. Todos sabemos que al entrar la Reforma al honorable Congreso de la República (que de paso hay que decirlo con letras resaltadas y mayúsculas es técnicamente una buena reforma: un bello cisne de cristal) tendrá que salir trasquilada y desplumada como para un sancocho (de cisne). Un tipo de Frankenstein tributario es lo que representantes y senadores harán del agraciado espíritu de la reforma inicial.

Y en el Ministerio eran conocedores de tal eventualidad, por eso se dedicaron a pedir mucho, para que en el trámite logre quedar algo: habrá que ver que dejará el legislativo en su prístina agudeza y genialidad del malogrado proyecto inicial.

Pero volviendo a los líos, en la presentación de hoy del director de Impuestos y Aduanas Nacionales, habían dos soportes sustanciales que afirmaban la necesidad del paso de la Reforma Tributaria: tratando de poner en palabras llanas y simples para que fuera digerible a cualquier cristiano: 1. Se necesita para que el gobierno pueda seguir con los “insignes” proyectos sociales que hoy tiene y 2. Se necesita para que el gobierno pueda seguir brindando empleo.

Tal vez la primera sea pertinente, aunque la misma argumentación levante ampolla. La segunda, señor director de Impuestos Nacionales, es una mentira del tamaño del “Titanic”. El gobierno no puede ser responsable de la generación de empleo, eso no sólo polémico, es una idea afortunadamente enterrada por el neoliberalismo el siglo pasado. El Estado lo único que debe de hacer es garantizar que las condiciones para la oferta de trabajo sean justas y deriven en puestos de trabajo estables y duraderos (allí está el fermento de la verdadera paz).

El Estado no es y ni puede volver a ser el gran empleador de la década de los setenta. El empleo es una responsabilidad del empresariado, de los privados y únicamente lo generarán si evidencian que las obligaciones que impone la Policía-Estado son adecuadas para continuar ensanchando sus ya cortos caudales.

Y si la obligación estatal de generar empleo pasa por la mente del Director de Impuestos, ¿qué no pasará por la mente de nuestros honorables congresistas?… ¡que Dios nos coja confesados!.

 

Carlos Andrés García Giraldo

@_carlosandresgg

NOTICIAS RELACIONADAS

Política

Fidel y la paz

El título pareciera tener dos palabritas que no caben en la misma sentencia. Castro murió en su Habana caribeña entre los retozos tranquilos de los cocoteros en la playa y de viejo en una cómoda cama de nogal siendo ...

Actualidad

El fin de la democracia

Walter Lippmann es aún hoy, cuarenta años después de su muerte, tal vez el pensador político más influyente de los EEUU y tal vez una figura muy pertinente para entender lo que ha sucedido con los fenómenos ...

Política

¡Exprópiese!

Hace 10 años ese era el grito de batalla del Comandante Eterno cuando caminaba por las calles caraqueñas y los colectivos chavistas que marchaban detrás le decían al oído “esa propiedad es del opositor ...


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net