Miércoles, 19 Sep,2018

BLOG / EDUCACIóN / DIC 13 2016 / Comentarios

Maltrato intrafamiliar

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

A veces escucho personas que dicen que el mejor psicólogo para su familia es la “correa”, esto puede ser respuesta a un patrón de conducta que se remonta a muchos años y prácticamente fue una tradición en nuestra cultura. Ahora bien si pensamos en las tradiciones muchas pueden ser vacías y sin un objetivo específico, en ocasiones ni nos preguntamos por qué lo hacemos.

En el caso del castigo físico en los hogares, ha desencadenado algunas respuestas inadecuadas que ahora empezamos a visualizar de forma negativa en la sociedad. Cuando mis pacientes me preguntan por estos temas, suelo decirles que no estoy en contra del castigo, pero nunca acepto el maltrato, hay una gran diferencia entre los dos. 

Cuando hablamos de castigo físico con características de maltrato observamos lo siguiente:

1. Intolerancia: dificultad de aceptar las posturas y diferencias en las conductas y pensamientos del otro.

2. Impulsividad: el freno de la acción se realiza de forma impulsiva dejando que la emoción sea la principal fuerza en ese momento.

3. Carente de reflexión: no se trata la conducta a mejorar, no se retroalimenta para ganar algo positivo.

4. Fuerte: puede dejar marcas físicas y emocionales que causan deterioro en el desarrollo.

5. Carente de inteligencia emocional: dificultades para aceptar y reconocer mis emociones.

Lastimosamente nuestros hogares han tenido características similares a las que explico y causan que las personas tengan este tipo de respuestas ante situaciones sociales, vemos frecuentemente dificultades en la tolerancia cuando en un espacio social no aguantamos la postura del otro, somos impulsivos cuando asumimos la fuerza física en la calle, con un desconocido o cuando sentimos rabia, no reflexionamos cuando creemos que la otra persona siempre es culpable o creemos que hay personas totalmente malas, se nos dificulta reconocer, elaborar y aceptar que sentimos, rabia, frustración y tristeza y que estas emociones presentes en todos son importantes también para nuestra vida.
La invitación es a tener dentro de nuestras familias espacios donde prime la reflexión, donde pensemos antes de actuar, evitemos dejar marcas negativas en nuestros familiares y seamos tolerantes con el otro.
Lo anterior seria el reflejo de la sociedad que queremos.

¡El cambio inicia en cada familia!

www.clinicaneuromental.com

NOTICIAS RELACIONADAS

Actualidad

“El día del pensamiento positivo”

Hace algunos días se conmemoró el “día del pensamiento positivo”, cuando le preguntamos a las personas sobre ¿qué es esto?, muchos piensan que es un cliché vacío y sin argumentos serios, ...

Salud

Cómo combatir el miedo

Frecuentemente las personas tienen diferentes miedos en sus vidas, estos son en algunos casos limitantes y afectan considerablemente la felicidad y el bienestar. Lo cierto es que el miedo en gran medida es aprendido, hay un experimento famoso que ...

Salud

Construcción del contrato de padres e hijos

Hay un momento en el proceso de pautas de crianza donde se pueden conciliar las conductas con nuestros hijos, hacerlo es benéfico para la relación familiar y la comprensión del proceso. A este momento lo podemos bautizar como ...


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net