Blogs / Actualidad / Enero 08 de 2017 / Comentarios

5 hábitos saludables en las relaciones de pareja

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

En muchas ocasiones las relaciones de pareja fracasan por dificultades que pudieron ser prevenidas y donde tal vez se generaron muchas alertas; muchas parejas acuden hoy en día a terapias con el objetivo de equilibrar las cargas y lograr continuar con la relación, en la mayoría de los casos los problemas son externos y se pudieron haber arreglado, pero en muchas ocasiones es muy tarde y las secuelas emocionales son severas.

Nuestra regla como psicólogos es que las problemáticas, conflictos y dificultades de las personas, parejas, grupos, familias y equipos, se pueden “arreglar”, que todo tiene una posibilidad de conciliación y diálogo. Mi premisa personal en la mayoría de procesos es el “amor”, mientras exista este sentimiento inexplicable, maduro, racional y decidido, se pueden resolver los problemas y equilibrar nuestra vida en pareja.

Antes de llegar a las problemáticas debemos pensar en fortalecer la relación desde la base, por esto quiero que realicemos esta reflexión sobre algunas conductas y hábitos en las relaciones que pueden ser benéficas y positivas y que pueden llegar a prevenir dificultades.

Nunca evitar los problemas: nuestra cultura nos enseñó las conductas de evitación, cuando tenemos un problema nos quisiéramos esconder o escapar, esto en una relación es negativo ya que estamos permitiendo que las dificultades se queden sin tratar, la conducta que debemos elegir es la de afrontamiento, siempre tratar los problemas sin importar cual sea, asumiendo nuestra responsabilidad.

El conflicto no siempre es negativo: en las problemáticas pequeñas está el crecimiento como pareja ya que aprendemos a manejarlas y a tratarlas, a veces nos da miedo entrar en conflicto con el otro o tenemos un concepto negativo del tema.

El diálogo es indispensable: siempre debemos tener conductas de diálogo, algo saludable es hablar durante el mismo día de las problemáticas que surjan y no quedarnos callados esperando un “mejor momento”.

Entender que no somos los dueños de nuestra pareja: es importante comprender que no poseemos a nadie, no somos dueños de nadie a pesar de estar casados o en una relación, queremos compartir nuestra vida con personas que son independientes y capaces.

Esto más que un hábito es un pensamiento que se convierte en habitual si logramos introducirlo en nuestras ideas centrales y volverlo regla de vida, la creencia de posesión trae dificultades por celos excesivos e inseguridades.

Cambiar nuestras expectativas: muchas veces el problema en las relaciones es lo que espera cada uno del otro, en ocasiones esperamos cosas que son difíciles para el otro y no nos damos cuenta que los hemos aceptado con sus errores y forma particular de ser, yo siempre digo: lo más lindo del amor es poder sentir y dar lo que te nace, no tienes que esperar más y frustrarte por no conseguir lo que querías.

 

Neuropsicólogo
www.clinicaneuromental.com

COMENTA ESTE ARTÍCULO