Blogs / Ciudadanía / Julio 14 de 2017 / Comentarios

Accesibilidad irrestricta

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Poco a poco se ha ido abordando la accesibilidad desde distintos puntos de vista, una evolución que ha ido asumiendo la responsabilidad social que se debe fomentar para tener condiciones de igualdad más avanzadas y eficientes en el mundo actual.

Desde la ratificación de la convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad y su protocolo facultativo se asume un modelo centrado en las personas, el respeto de sus derechos y el fomento de su independencia y autonomía, el cual nos desafía a abandonar el asistencialismo y generar las condiciones que permitan a las personas en situación de discapacidad su plena inclusión social y una efectiva igualdad de oportunidades.

Lo más importante es entender que accesibilidad no es solo para personas con discapacidad. Este término nos involucra a todos en la búsqueda de tener un acceso digno a cualquier medio, sea físico, de transporte, tecnológico, entre otros. La discapacidad incluye no solo a las personas con limitaciones físicas, sensoriales o cognitivas, sino a las personas de la tercera edad, personas con obesidad o personas de talla baja.

La accesibilidad es la clave de la inclusión social, pues garantiza que la población utilice, disfrute y acceda a todos los servicios dispuestos para la ciudadanía, ya sean públicos o privados, poniéndolos en igualdad de condiciones a todos, lo que permite equidad, competitividad y equilibrio social, haciendo más avanzada nuestra sociedad y más atractivas e igualitarias nuestras ciudades y entornos.

Por tanto, una accesibilidad irrestricta es aquella que permite el acceso en general de la población a cualquier medio físico de transporte, edificación, espacio público, también que permita una inclusión social para todas las personas independientemente de sus características diferenciales, el uso de objetos, acceso a servicios y a una autonomía equitativa y digna.

Existen seis tipos de barreras, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC: de actitud, que se entienden como la forma de ver como estereotipos, discriminación o prejuicios hacia las personas con discapacidad; de comunicación como señales poco claras, videos sin subtítulos o letra pequeña; físicas como escaleras, muros, registradoras, espacios reducidos; políticas como acceso al trabajo, programas o servicios; programáticas como horarios, atención médica y, finalmente, sociales como acceso a educación, empleo, entre otras. Por tanto se busca la reducción de barreras como el gran reto para conseguir una accesibilidad irrestricta.

La accesibilidad es para todas y todos, y nosotros podemos contribuir desde cada uno de nuestros espacios. Teniendo en cuenta estas barreras, las personas con discapacidad tienen un alto potencial y también unos derechos y una dignidad que se debe respetar; por ende, con una buena accesibilidad e inclusión todos seremos los beneficiados.

Con esto se busca generar en Colombia y en Armenia una cultura de accesibilidad irrestricta, entendiendo claramente el concepto de accesibilidad y de movilidad que no solo se piensa para las personas con discapacidad, sino para todos en la búsqueda del desarrollo social, en acceder al transporte público con un ingreso y espacio digno, a edificaciones con rampas, señales claras; espacio público amigable para todos, suprimir barreras educativas y laborales; paraderos con espacio público, ciclo-rutas, andenes amplios, entre otros.

Todos podemos hacer de Armenia una mejor ciudad siendo mejores ciudadanos, más cívicos, solidarios con los demás y con sentido de pertenencia por lo nuestro.

Temas Relacionados: Accesibilidad Discapacidad Inclusión

COMENTA ESTE ARTÍCULO

©2009- 2017 todos los derechos reservados