Martes, 16 Jul,2019
BLOG / ACTUALIDAD / MAR 17 2019 / Comentarios

El respeto al cuerpo ayuda a reforzar la autoestima

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

El cuerpo es sagrado, y a través suyo podemos realizar infinidad de actividades lúdicas, sociales, sexuales y demás, por lo tanto, no se le debe vulnerar ni despreciar considerándolo como un engorro o como un objeto con el que se puede hacer lo que se antoja.

En estos tiempos de contagiosas banalidades superfluas, mucha gente no reconoce el valor del propio cuerpo, razón por la que lo ultrajan con todo tipo de cirugías y procedimientos cosméticos innecesarios; siendo el común denominador en una sociedad donde se exigen ciertos estereotipos de belleza, aprendidos e impuestos por la moda o el creciente espurio consumismo.

La sexualidad aceptada como el conjunto de condiciones anatómicas, fisiológicas y psicológico-afectivas que caracterizan cada sexo, involucran el cuerpo, por ende, la integridad y aceptación del mismo es condición sine qua non para una vida sexual saludable y placentera. Es imposible encontrar plenitud sexual, en una persona con baja autoestima, y que somete su cuerpo al vilipendio cosmético del momento para verse muy importante.

El fin de una sana, agradable y plácida sexualidad, consiste en abrazar todos los aspectos de la persona que se es, tanto en la unidad del cuerpo como de la propia autoestima, sin dejarse contagiar por todo aquello que los demás ven como la más distinguida novedad. Es justo reconocer al propio cuerpo como parte de nuestra dignidad, otorgándole el valor que nos hace humanos.

La persona que se muestra incómoda con su propio cuerpo, preocupada e indecisa de su belleza, en constante comparación de su atractivo con los otros, comprando nimios objetos para acicalarse, y tomándose las críticas de manera personal —en incesante defensiva—, pero culpando a otros de sus fracasos, es incuestionable que presenta un deterioro en la autoestima, por lo tanto, le urge empezar a alimentar la confianza en sí misma.

La pureza del cuerpo también le confiere pureza al alma, y esto fortalece la autoestima, uno no tiene que parecerse a los demás para tener belleza —esta es relativa y depende tanto del lugar geográfico como de la persona que a uno lo mire—. Es por eso la necesidad de honrar al cuerpo —tanto el propio como el del prójimo—, con la respetuosa deferencia que se merece: uno no tiene que parecerse a la gente y la gente no tiene que parecerse a uno.

El cuerpo requiere atenciones con límites razonables y proporcionales, exigiendo la presencia de unos derechos fundamentales, sin que nadie tenga que ser señalado o discriminado por su color de piel, tipo de cabello, forma del cuerpo, tamaño de los senos, voluptuosidad de las nalgas, ya que cada quien es como es y eso le confiere su dignidad humana. De ahí surge la invitación a evitar confundirse con diseñados estereotipos de belleza.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net