Miércoles, 20 Mar,2019
BLOG / SEXUALIDAD / FEB 17 2019 / Comentarios

La salud sexual de los médicos en Colombia

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

“La salud sexual es un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad”. Se le connota un rumbo positivo y respetuoso tanto de la sexualidad como de las relaciones sexuales, así como la eventualidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación o violencia.

En algún momento de mi vida le escuché decir a un sabio amigo y colega que, a los médicos en Colombia, nos caracteriza, principalmente, la elefantiásica estupidez de soñar con la nobleza; algo así como creerse de sangre azul, pero realmente perteneciendo a una injusta clase obrera ‘avergonzante’, prolija en facilitar blasfemas contra un sistema represor y coercitivo, anquilosado en el afán de estropear los sueños y la salud del trabajador.

En medio de la lente de unas condiciones laborales mezquinas; remotas a los píos propósitos de Hipócrates, no me sorprendente ver cómo casi la mitad de la población de médicos hombres, presentan algún grado de disfunción eréctil o eyaculación precoz - siendo la tercera parte de la población consumidora de la “pastilla azul”-, mientras las mujeres médicos se destacan con la cuarta parte del bajo deseo sexual o trastorno de la excitación - lubricación. Todo ello secundario a los conflictos de una situación laboral perversa, deshumanizada y acéfala de valor agregado.

Es lógico entender que no puede atesorar una adecuada sexualidad aquella persona aprisionada en el desánimo y el desasosiego de un sistema laboral que la ha convertido en una simple herramienta carente de atractivo o mérito, con la trágica consecuencia de una creciente frustración e insolvencia social, cultural y económica: Enemigos acérrimos de la erótica.

El sistema de contratación, así como las formas de pago de los profesionales de la salud en Colombia, se ha transformado en una forma de estrés que desvitaliza la sexualidad, convirtiendo el sexo en un misérrimo elemento sin ningún tipo de pasión o entusiasmo, lo cual no les permite cultivar recuerdos o fantasías sexuales -el primer eslabón de la cadena que conduce a un trastorno sexual-.

A los médicos en Colombia, nos abriga un pesimismo sombrío, envuelto en la inerte mansedumbre de una impuesta conformidad, alejada de toda pretensión gremial y sumisa en el chisporroteo de la más abominable maldición: El imperio de los esquiroles. En este escenario nadie es capaz de vivir o expresar su salud sexual a plenitud. Se hace imposible pretender exteriorizar la sexualidad en la plétora de su efervescencia, de tal manera que la salud sexual de los médicos se ha transfigurado en una experiencia cuyo discurso carece de eufonía, sin ser conscientes de la significación negativa para su calidad de vida y para la euritmia de su alma y su sexo.

Temas Relacionados: Sexualidad

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net