Jueves, 25 Abr,2019
BLOG / SEXUALIDAD / MAY 20 2018 / Comentarios

Sexualidad después de un infarto agudo de miocardio

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

La sexualidad es una dimensión fundamental en las personas, a través de ella nos identificamos como seres humanos, puesto que se encuentra íntimamente relacionada con el erotismo y el placer, lo corporal, lo afectivo, lo ético, lo cognitivo y lo vincular o de pareja, facilitando la capacidad de relacionarse con los demás. Está presente a lo largo de la vida. Abarca al sexo, al género, la reproducción y la orientación sexual; además se vivencia y se expresa mediante pensamientos, fantasías, creencias, valores, conductas, prácticas, etc.

El infarto agudo de miocardio, IAM, es la necrosis o muerte miocárdica secundaria a la obstrucción en una de las arterias coronarias. Se constituye en la causa número uno de muerte en el mundo occidental. El riesgo de presentar un IAM a lo largo de la vida, una vez cumplidos los 40 años, es 49% en hombres y 32% en mujeres; sin embargo, en las mujeres después de la menopausia, la incidencia se incrementa 2 a 3 veces. En relación a los tratamientos son muchas las alternativas, todas con adecuados resultados; lo cual ha permitido que las tasas de mortalidad estén cerca de menos del 5%. Una vez a la persona se le da el alta, se realizan una serie de estudios y evaluaciones funcionales; y se le suministra educación respecto a la dieta, actividad física, tabaquismo, etc.

Las personas que han sufrido un IAM presentan algún trastorno sexual. En el hombre el porcentaje oscila entre 39-78% (deseo sexual hipoactivo y trastornos de la erección), mientas las mujeres rondan el 66% (deseo sexual hipoactivo e insatisfacción).

El coito es un ejercicio físico, por lo tanto, pasa por distintas etapas, demandando diferentes gastos energéticos y consumo de oxígeno, según la fase del ciclo sexual en la que se encuentre; donde el orgasmo representa el mayor consumo, con un gasto energético de 3-4 METs, -similar a caminar 4.8 km por hora-. (MET= cantidad de oxígeno consumida por el cuerpo en reposo, equivale a 3,5 mL O2/kg/min). Analizado de este modo, la actividad sexual, con una pareja estable, se comporta como a una actividad física de intensidad leve a moderada (la frecuencia cardíaca de forma excepcional excede los 150 latidos por minuto y la presión arterial los 170 mmHg).

Las relaciones sexuales pueden iniciarse luego de una a dos semanas después del alta hospitalaria, dependiendo de la capacidad funcional de cada individuo, según la prueba de esfuerzo. Se sugiere, de manera folclórica, que “a las 6 semanas con la pareja y a los 6 meses con la/el amante”, por aquello de que el estrés eleva el consumo de METs. La invitación es tanto para los pacientes como para los médicos: la sexualidad debe pasar de ser vista como un problema a convertirse en un instrumento rehabilitador.

Temas Relacionados: Sexualidad Infarto

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net