Blogs / Actualidad / Septiembre 09 de 2017 / Comentarios

El móvil, una nueva herramienta para los infieles

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Al revisar las cifras de infidelidad, lo cierto es que los porcentajes se mantienen similares; tanto hombres como mujeres obtienen cifras sobresalientes. Los estudios recientes, sobre infidelidad, reportan del 9 al 39% en las mujeres, mientras que los hombres las superan modestamente con un 21 a 45%. El 54% de las personas no están dispuestas a perdonar una infidelidad, mientras que solo el 24% se mantiene firme en no ser adúltero.

La posición es individual, usted decide si alarmarse o aplaudirlo; pues, para un grueso de la población, la infidelidad sigue siendo un motivo de preocupación, es por ello que he decidido elaborar esta reflexión, por medio de la cual podrá saber si su pareja le es infiel, dependiendo como se comporte en la manipulación del móvil. No obstante, le advierto, no es infalible; el margen de error puede ser amplio.

En nuestros tiempos el celular es la principal herramienta en exponer al desleal: responder de forma esquiva o sospechosa una llamada, mirar de soslayo un mensaje, darle vuelta a la pantalla, ignorar una llamada insistente, excusarse sin razón el por qué responde o no lo hace, son unas de las tantas formas de generar dudas.

El infiel se caracteriza por no abandonar el móvil delante de su pareja, y cuando lo hace, se esmera en contestar demasiado rápido a fin de evitar la identificación del número, o le cambia el tono. Se disculpa con todo tipo de argumentos para responder o evitar hacerlo: “personas del trabajo”, “el jefe”, “recordatorios de actividades laborares”, etc., todo un abanico de opciones que le justifican el hacer tal o cual medida evasiva.

El desleal, se convierte, de forma súbita, en una persona cargada de una celotipia enfermiza; pasa de ser simpática, sonriente, halagadora y amable a un ser grotesco, desconfiado e irritable. Anda imaginándose todo tipo de romance que involucra a la pareja con desconocidos, lo cual es una forma de verse a sí mismo. Piensa que, si es capaz de tener una aventura, su pareja también puede hacerlo.

Es posible que, ante la duda de la pareja, el infiel experimente episodios de depresión y ansiedad, producto del sentimiento de culpa que podría acompañarlo al estar engañando a la pareja, pero no es lo usual.

Lo más catastrófico, es que una vez empezada, la ola de mentiras, al final terminará arrasado por ella, pues de los embustes y engaños, no resulta nada bueno; llega un punto en el que se olvida lo dicho, y las excusas se vuelven en contra. 

Temas Relacionados: Infidelidad Relaciones amorosas

COMENTA ESTE ARTÍCULO

©2009- 2017 todos los derechos reservados