Blogs / Salud / Abril 01 de 2017 / Comentarios

La vasectomía y el deseo sexual en los hombres

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

La vasectomía es el método más seguro y efectivo de anticoncepción permanente para el hombre, con baja tasa de complicaciones. Se considera que son más de 30 millones los hombres operados en el mundo.

El deseo sexual es una emoción o impulso que motiva al encuentro íntimo con otras personas. A través del deseo se logra la satisfacción de las necesidades afectivas y sexuales además de facilitar las posibilidades de tener hijos, si se tiene la intención.

De esta cirugía es mucho lo dicho popularmente, acerca de que produce disfunción eréctil, disminución del deseo sexual o que altera la calidad del orgasmo o que afecta la secreción de testosterona. La realidad es otra, nada de eso es cierto. 

No se puede negar que el deseo sexual se puede vulnerar por conductas médico-quirúrgicos, pero la vasectomía no cumple con los criterios suficientes para llegar a producir ese grado de afectación, por lo tanto, si usted es de los hombres con bajo deseo sexual, no pretenda inculpar a una cirugía tan sencilla como esta; lo invito a explorar sus demonios sexuales y a buscarle solución a su empobrecido deseo sexual. 

En el grupo de personas que calumnian a la vasectomía como causal de disminución de la libido, han omitido los verdaderos factores involucrados en el bajo deseo sexual, como son: la edad, las actividades cotidianas, el estado de salud, el antecedente de baja frecuencia de relaciones sexuales, el tipo de pareja y el estado de ánimo en que se encuentran. 

Lo común en hombres operados, es el incremento en la constancia a tener relaciones sexuales, debido a que pierden el temor al embarazo, constituyéndose en un factor disparador tanto del deseo como de la disposición sexual. 

La pretensión ignominiosa de justificar el bajo deseo sexual, culpando a la vasectomía, es un tremendo mito represor, que ha relegado este excelente método anticonceptivo frente al de la mujer («ligadura de trompas»); un tremendo error para la anticoncepción definitiva de los varones. 

En los hombres, los temores infundados en viejos mitos, pueden llevar a evitar adecuados procedimientos de planificación familiar, que terminarán por afectar una adecuada relación sexual. 

Apreciado lector, la erección y el deseo sexual no se manejan de la cintura para abajo, sino en sentido inverso; olvídese de esa sexualidad de orientación procreadora y opérese con confianza, no culpe a la vasectomía si su peculiar camarada de catre, a veces, se comporta de forma díscola.

Temas Relacionados: Blog

COMENTA ESTE ARTÍCULO

©2009- 2017 todos los derechos reservados