Sabado, 16 Dic,2017

BLOG / SALUD / JUN 18 2017 / Comentarios

Los efectos del cáncer en la sexualidad

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

En Colombia se estima que, en la población de hombres, los principales cánceres son, en orden decreciente: próstata, estómago, pulmón, colón, recto y linfomas no-Hodking; mientras en las mujeres se destacan: mama, cérvix, tiroides, estómago, colon, recto y ano. 

En relación al ejercicio de la sexualidad, el impacto emocional y los efectos adversos de los tratamientos oncológicos, pueden exacerbar crisis o problemas en la persona o en la pareja, los cuales estaban preexistentes. 

La persona que padece una enfermedad oncológica no es una persona asexual y tampoco se encuentra «muerta en vida». La sexualidad es más que un pene y una vagina; desafortunadamente, le generan más daño al individuo los factores psicoemocionales y socioculturales, e incluso los falsos y heredados mitos, que los mismos factores orgánicos o la misma enfermedad.

La salud sexual es un universo que se vive y disfruta desde lo emocional hasta lo corporal; no está exclusivamente orquestado por el imperio de los genitales. Todos tenemos necesidades sexuales, en mayor o en menor grado, y el enfermo de cáncer no es la excepción, aún en estadios terminales. 

No discuto la presencia de alteraciones sexuales en una persona a la cual se le diagnostica cáncer, pero a sabiendas que disminuye el interés por el coito, el deseo de proximidad y contacto físico con la pareja se mantienen presentes hasta el final, pudiendo incrementarse, motivos para no mutilar al enfermo de su derecho al goce. 

En mi experiencia profesional son muchos los hombres y mujeres que me consultan por esta preocupación, la cual es una preocupación a ser tenida en cuenta por los profesionales encargados de la atención de estos enfermos. Se trata tanto de un tema íntimo como de una necesidad humana, por ello debe ser manejada y tratada con delicadeza, dándole la real importancia que demanda. Somos seres sexuados y sexuales desde que nacemos hasta que morimos, razón para buscar las competencias y determinar habilidades de exploración, diagnóstico y terapéutica pertinentes. Sin olvidar enfrentar el abordaje en consonancia y participación con la pareja. 

La quimioterapia o la radioterapia son muchos los efectos adversos que llevan consigo, los cuales agravan el desempeño de la práctica sexual, por eso es posible que requieren

precauciones especiales durante cierto tiempo, pero no son razones absolutas para impedirles unos cariños a la persona enferma de cáncer. Si tiene temores, no dude en consultar. 

Temas Relacionados: Salud Sexualidad Cáncer

NOTICIAS RELACIONADAS

Sexualidad

La cirugía estética puede ser una parafilia

En un país lleno de banalidades superfluas, recargado del consumismo que mal se ha copiado de los países del primer mundo, veo con tristeza y frustración, como un término que quizás hubiese podido haber salido de ...

Sexualidad

Los placeres de «moteliar»

A diferencia de muchas personas, la palabra “motel” no me produce ningún tipo de prurito; de hecho, me encanta el vocablo, me da una sensación de pícara felicidad, al evocar un mundo de recuerdos ...

Sexualidad

El “pegging”: una peculiaridad in crescendo

Se trata de una práctica sexual, donde el hombre (heterosexual) es penetrado, analmente, por la pareja (mujer) con un juguete erótico (dildo, vibrador, arnés, etc.). Así a muchas personas les parezca una experiencia ...


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net