Blogs / Salud / Febrero 04 de 2017 / Comentarios

Los riesgos del uso de juguetes sexuales

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Los juguetes sexuales han evolucionado de tal modo, -se encuentran de todo tipo y diseño-, para cada una de las fantasías de los usuarios. Las formas, materiales y tamaños han progresado vertiginosamente, son cómodos y funcionales, pudiendo satisfacer hasta a los más exigentes y extravagantes gustos sexuales.

Lo que muchas personas desconocen es que algunos de los materiales usados en su fabricación son nocivos, tóxicos o aumentan el riesgo de padecer cáncer de cérvix, fisuras o ulceraciones anales o vaginales.

La recomendación es que antes de comprarlos se tome el tiempo para analizar los componentes, conocer cuáles son los olores que desprenden e investigar cuáles son las empresas que venden productos confiables; de lo contrario las repercusiones podrían ser fatales.

El propósito no es incomodar, normatizar o proscribir el uso de estos artilugios creados con el propósito de potenciar el placer; mi intención es motivar su adecuada utilización, ya que el inadecuado uso puede conllevar riesgos que generarían peligro para usted o su pareja.

El hecho de introducirlos dentro de ciertas partes del cuerpo provoca que algunos gérmenes se desplacen hacia lugares donde serían lesivos; además los elementos con los que se elaboran pueden generar alergias, los que se conectan a la corriente eléctrica no deben mojarse puesto que se corre el riesgo de sufrir el infortunio de una descarga eléctrica, compartirlos con la pareja obliga al adecuado uso del sexo seguro, de lo contrario se podría adquirir una infección sexual.

La inadecuada manipulación de los juguetes sexuales puede terminar dentro de un orificio para el que no fue diseñado; aunque le parezca increíble son muchos los objetos que con frecuencia se extraen de la vagina o el ano; cada uno tiene un uso concreto, por lo que si se utilizan para introducirlos en lugares no indicados se corre el riesgo de quedar atrapados.

Las balas vibradoras son de uso externo, no las introduzca en ningún orificio de su cuerpo. Los juguetes para estimular la zona anal son de un diseño especial, asegurando su no succión, evitando el efecto vacío de este lugar; absténgase de inventar o ensayar con elementos que no han sido diseñados para tal fin.

Si se le queda un cuerpo extraño en el interior del cuerpo y no logra retirarlo, solicite de inmediato ayuda médica, no omita el suceso, evítese problemas futuros o cirugías innecesarias; hasta los machos más bragados usan juguetes sin ser «maricones».

COMENTA ESTE ARTÍCULO

©2009- 2017 todos los derechos reservados