Blogs / Salud / Marzo 11 de 2017 / Comentarios

Los trastornos sexuales relacionados con el uso del celular

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

La humanidad ha evolucionado vertiginosamente, en las últimas tres décadas, si evaluamos los desarrollos alcanzados en la tecnología.

Se ha convertido en un sinónimo de estrato o de moda «cool» el hecho de tener un celular inteligente, una tableta o un computador de alta gama; me da la impresión que ello genera algún tipo de falsa seguridad o de mejoría en la autoestima.

En múltiples ocasiones los sexólogos nos hemos pronunciado sobre el daño que le genera el uso de la tecnología mencionada a la actividad sexual. Es tan significativo el perjuicio que se ha convertido en un factor importante para influir, negativamente, en el desempeño sexual.

Se ha dicho de todo sobre los efectos nocivos del uso de aparatos móviles en la salud, no obstante, es de esperar que los fabricantes no se hayan pronunciado al respecto, pero tampoco desmienten que el uso del celular expone a las personas a radiación, la suficiente como para desarrollar todo tipo de cáncer. Esto último me aterra sobremanera al ver como las embarazadas los usan de forma indiscriminada y sin control alguno, desconociendo qué esperar en el futuro del producto de estas gestaciones; y sin entrar a mencionar la 
significativa exposición a todo tipo de gérmenes patógenos.

La exposición de los testículos a elevadas temperaturas o las emisiones electromagnéticas del celular, influye tanto en la formación de espermatozoides como en su material genético, reduciendo hasta en un tercio su calidad, y por supuesto, en la síntesis de hormonas, entre ellas la testosterona (la hormona del deseo).

Los usuarios de celulares van a ver las repercusiones en su vida sexual; está demostrado que la disfunción eréctil (impotencia) se asocia con llevar el celular en el bolsillo, próximo a los testículos.

En aquellas personas concientizados o no, decididas a dejar de usar o a utilizar menos el celular, optando por abandonarlo súbitamente, dicha situación puede llevarlas a cambios emocionales adversos, detonando la aparición del “Síndrome de abstinencia”, llegando a experimentar ansiedad, depresión y aislamiento, con las consecuentes secuelas en su vida sexual.

Si lo que se busca es una mejor vida sexual o una mejoría en la calidad de su «simiente», mi invitación es que se discipline en el uso de la tecnología. Lea más literatura erótica y busque distraerse hablando, cautivando, besando y acariciando a su pareja, olvídese de estos aparatos, pruebe y demuestre su sed de piel.

Temas Relacionados: Blog Sexo

COMENTA ESTE ARTÍCULO

©2009- 2017 todos los derechos reservados