Blogs / Salud / Julio 08 de 2017 / Comentarios

Sexualidad después del parto

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

La sexualidad se puede ejercer toda la vida, ya que nacemos sexuados y sexuales, así nacimos y así morimos; no se necesita gozar de plena salud o de lozana juventud para su ejercicio.

En el postparto, la sexualidad no depende del calendario, sino que es inherente a la pareja. La situación es diferente a la hora de ejercer el coito (acto de introducir el pene en…), ya que la sexualidad no es igual a genitalidad, no depende del pene o de la vagina, sino de la persona, de sus emociones y demás.

La pareja tiene todo el derecho a practicar su sexualidad y erotismo en el momento en que ambos sientan la necesidad; no es imperioso esperar luz verde de parte del médico, pues, lo más seguro es que no le interrogue al respecto. No es hace falta contar los «40 días de la dieta» -(mito de las abuelas)-, ni tampoco el control postparto de las seis semanas. 

En mi experiencia profesional la sexualidad la recomiendo en todo momento del embarazo y del postparto, tanto inmediato como mediato, y naturalmente que en el tardío; es obvio que habrá ciertas restricciones para el coito en determinadas circunstancias (descritas de forma explícita en mi libro “Sexo Ilimitado / El vuelo hacia una sexualidad más placentera”). 

El tiempo ideal para la penetración vaginal, dependerá de las circunstancias del parto; ya sea que haya terminado o no, asistido por episiotomía o por cesárea. Es usual que la episiotomía deje una cicatriz que requiere mayor tiempo de cicatrización y recuperación, así como la cesárea (podría resultar mucho más incapacitante), de acuerdo a la capacidad de cicatrización de cada mujer. 

En las mujeres cuyos partos fueron asistidos por un adecuado curso psicoprofiláctico previo, y no requirieron de episiotomía, de cuatro a seis semanas, suelen ser suficientes para iniciar la penetración, aunque les sugiero siempre socorrerse de un lubricante a base de agua, lo cual ayuda a prevenir la sequedad vaginal y la dispareunia, tolerando con mayor confort la penetración.

Al tratarse de una experiencia propia de cada pareja, es conveniente la asesoría de un experto a la hora de resolver dudas al respecto, principalmente cuando estamos frente al antecedente de un parto traumático o con desgarros mayores, lo cual puede precisar algún tipo de intervención adicional; por lo tanto, si tiene dudas o conflictos con su sexualidad en el postparto, no se asesore del almanaque, busque ayuda, eso no se resuelve solo, ni existen normas colectivas para seguir.

 

Temas Relacionados: Salud Sexualidad Parto

COMENTA ESTE ARTÍCULO

©2009- 2017 todos los derechos reservados