Jueves, 23 May,2019
BLOG / POLíTICA / SEP 19 2015 / Comentarios

Campañas quindianas putrefactas

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Es repugnante ver la feria de la desvergüenza que vive por estos días el departamento en medio de campañas que cada vez aportan menos ideas y propuestas y que cada vez acumulan más improperios y desfachateces entre los candidatos.

Es triste no tener de dónde escoger y ante la difícil situación que afronta el departamento, tener por obligación que votar por el menos “pior” con tal de frenar la casi inminente victoria de los que tienen toda la maquinaria de su parte.

En casi todos los municipios los más opcionados a ganar las alcaldías hacen parte precisamente de la campaña más opcionada a ganar la gobernación. No hay debate, y no lo habrá de llegar a ganar todos ellos, pues finalmente en sus administraciones se dedicarán a pagar los favores hechos durante la campaña, calladitos todos ante los atropellos que se les dé la gana de cometer a quienes tras bambalinas llevan 4 años y más dirigiendo el Quindío y probablemente lo dirigirán 4 años más.

Da vergüenza tener qué votar por la continuidad en la gobernación o la alcaldía de Armenia y de varios municipios de quienes tienen al departamento y cada uno de sus 12 pueblos, sumidos en las más altas cifras de desempleo del país. Un Quindío atrasado en el que según la doctora Rosario Córdoba Garcés, del Consejo Privado de Competitividad, las estadísticas nacionales en educación muestran que los estudiantes quindianos presentan promedios más bajos que la media nacional en pruebas como la de Saber Pro y donde la canasta exportadora es la menos sofisticada y diversificada del país. ¿Sin educación, ni industria, ni productores, ni nada de nada, cómo vamos a competir y a sacar este terruño adelante? ¿Y nos toca votar por los mismos? Los liberales de siempre desperdigados en un montón de grupejos que alimentan sus odios y sus ansias de poder y que se alían con los godos de siempre ansiosos también de disfrutar del pastel.

De una u otra de las campañas más opcionadas a gobernación o alcaldía en Armenia, salen cosas que huelen mal. Y la única campaña que se suponía no tenía nada que ver con el lodazal, resultó con el agua negra hasta el cuello a cuenta de su candidato a la alcaldía de la capital, llenito de contratos millonarios con la gobernación. Un verdadero circo lleno de payasos y animales malolientes. Y que me perdonen los cirqueros y los animales por hacer semejante comparación, estoy seguro que hasta el más salvaje animal se sentiría ofendido de ser comparado con los encampañados de estas elecciones.

Y ni qué decir de la dolorosa campaña a los concejos municipales, en donde uno ya no sabe si reir o llorar. Candidatos que no saben ni para qué sirve un concejo. Candidatos que desconocen la realidad de sus conciudadanos. Candidatos empecinados en causas banales y variopintas, pero que al preguntárseles por la educación, las EPS, la megaminería, la industria, el desempleo, los agricultores, las invasiones, los servicios públicos y un largo etcétera de problemáticas de cada municipio, no tienen ni idea de qué responder. Solo unos cuantos cuentan con ideas, propuestas y perspectivas claras, pero son precisamente estos los que aplastados por la putrefacta maquinaria tienen cada vez más dificultades de ser escuchados, y por más que gritan no alcanzan a hacer llegar sus voces al electorado.

Y el electorado, que cada vez da más lástima. Después de las pésimas administraciones que nos dejaron desbordados en desempleo, como borregos los quindianos andan detrás de los más opcionados a ganar con la meta fijada en que se les dé un puestico para sí mismos o sus hermanos, hijos, primos o sobrinos. Y ni modo de culpar a mis paisanos porque qué más pueden hacer en esta sufrida tierra, rica pero sin oportunidades. Lo que todos mis amigos no saben es que no hay cama pa' tanta gente y de ese pastel pocos van a poder comer a pesar de las insoladas y mojadas en campaña.

Triste el panorama para esta tierra. Triste la dizque democracia que aplasta a los que sí proponen. Triste la feria del dinero derrochado en campañas desbordadas y sin propuestas serias. Triste que en la noche del 25 de octubre veamos celebrar a tanto monigote que aprovechará la política para llenarse los bolsillos porque lo que menos les interesa es el pueblo que ignorante los eligió.

Por mi parte votaré por los que más proponen y menos publicidad poseen. Entre menos campaña y maquinaria, menos sospechas despiertan. Así no ganen, votaré por el que más pulcro parezca. Quien sabe, a lo mejor haya más personas como yo y logremos lo que parece imposible: elegir a quien de verdad lo merece. Y si no, pues al menos tendré la conciencia tranquila de no darle el voto a los esperpentos que probablemente nos pondrán a comer de la que sabemos los próximos 4 años.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net