Martes, 21 May,2019
BLOG / ACTUALIDAD / ABR 04 2015 / Comentarios

Iraca o palma de cera, creyentes engañados

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

No se entiende cómo conociendo los lugares desde donde salía cada una de las procesiones en los diferentes municipios quindianos, los funcionarios de la CRQ brillaran por su ausencia en la mayoría de los sitios y asimismo la policía no pudiera obstruir la venta de hasta el último ramo de palma de cera que se vio durante la celebración.

¿Es tan complicado hacer el control respectivo, o las autoridades se hicieron de la vista gorda en algunos casos?

Esa fue la constante en todo el Quindío, donde muchos de los fieles, por desconocimiento o desinterés, siguieron comprando ramos de palma de cera, para celebrar el domingo de ramos.

Múltiples campañas en la víspera a la Semana Santa de cada año han logrado despertar en algunos católicos la conciencia de protección del declarado Árbol Nacional, que fue utilizado desde hace más de un siglo para la celebración religiosa.

Mucho se les ha dicho a los creyentes que compren iraca u otro tipo de ramas, para proteger la palma que se encuentra en peligro de extinción y que además es el hogar del loro orejiamarillo.

La mayoría ya ha captado el mensaje y prefiere adquirir sustitutos del ramo de palma de cera, que era utilizado por su belleza y majestuosidad.

Pero esa misma majestuosidad hace que criminales sigan vendiendo la palma y en ocasiones engañen a los incautos feligreses indicándoles que es iraca. La belleza de la palma de cera atrae al comprador, que quiere lucir el mejor ramo en la celebración, en un evidente acto de vanidad, uno de los 7 pecados capitales.

Si el comprador es consciente de la problemática preguntará de qué especie es el ramo y ahí es donde fácilmente puede ser engañado, ya que a pesar de las campañas, poco se ha hecho para que los quindianos sepamos distinguir entre una hoja de palma de cera y otra de iraca.

Desde los púlpitos y organismos como la CRQ y la Policía Ambiental, deben afrontar este nuevo problema educando a ciudadanos y creyentes para reconocer la hoja de la mencionada palma y denunciar de inmediato a quien la vende y a quien la compra, pues también es cierto que hay algunos creyentes poco interesados en respetar su propio planeta, y ni siquiera preguntarán si el ramo que están adquiriendo es de otra especie.

Se hace urgente que se implementen estas acciones, pues la cantidad de palma de cera que vimos en algunas procesiones no se equipara con las bajas incautaciones realizadas por la policía.

La responsabilidad es de todos, desde los creyentes, hasta los sacerdotes y funcionarios de entidades ambientales, que para el año entrante deberán redoblar esfuerzos y no conformarse con decir que se ha reducido la venta de palma de cera, cuando lo que queremos ver y escuchar es que no se utilizó ni un solo ramo en la celebración.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net