Lunes, 24 Sep,2018

BLOG / CIUDADANíA / FEB 24 2017 / Comentarios

El “NO” como arte de vida

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Es fácil sentirse perdido en un planeta tan súper poblado como este, en espacios donde la conciencia y el ego se extravían  entre  el  paso masivo de la multitud, dejando nuestro yo en el olvido para uniformarnos en la colectividad y ser pertenecientes a una sociedad caótica. Bajo esta condición hemos sido adoctrinados, específicamente hablando con el fundamento del miedo, se vive con el miedo constante de ser excomulgados de tan incierta e insensata pluralidad social. Tal vez de ahí radica gran parte del errar humano, de su olvido como individuo y de su brío hacia el desacierto en colectividad, pero más aún preocupante de su carente capacidad asertiva.

La asertividad es una habilidad social de ser claros, francos y directos, diciendo lo que se quiere decir sin herir sentimientos ni menospreciar la valía de otros. Tan magnífica virtud que con mucha seguridad  seria el perfecto aliciente a una sociedad sedienta de guerra y carente de tolerancia.

El poder de la asertividad radica en la capacidad de seguridad en sí mismo de decir NO y de establecer límites las veces que sean necesarias, decir NO muy al contrario de lo que se piensa es un egoísmo sano y valeroso, no es una forma de ignorar necesidades ajenas sino por el contrario es una forma de encontrar un punto de equilibrio entre ambas voluntades.

Una persona poco asertiva es una persona llena de miedos y carente de amor propio, son individuos que evitan cualquier tipo de controversia o discusión con la dudosa idea de pretender ser aceptados en una sociedad abstractamente parecida. Por el contrario, las personas asertivas son aquellos que se identifican como individuos ante la sociedad y de esta manera aportan bajo su escala de valores a la misma comunidad. 

Saber decir NO, es un empoderamiento grandísimo, misteriosamente artístico si se mira desde la forma en cómo se ensambla la vida bajo cimientos asertivos y empáticos, es la capacidad de ser arquitectos de nuestro destino y de nuestra propia vida. “NO”, es un manifiesto de amor propio, un egoísmo sano que ayudará a labrar y a esculpir nuestro carácter. 

Temas Relacionados: Asertividad No

NOTICIAS RELACIONADAS

Actualidad

La mala educación

Como parte del meditar humano, se tiene esa impetuosa habilidad de medir los recuerdos con la balanza de lo bueno y lo malo; recordamos buenos momentos para oxigenar el presente y recordamos los malos momentos para eludir cualquier calamidad en el ...


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net