Domingo, 16 Jun,2019
BLOG / ACTUALIDAD / OCT 11 2015 / Comentarios

Cómo ayudarle al proceso de paz

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Sin  lugar a dudas la paz y la guerra son tema de conversación obligatoria en muestro medio, al punto que nos hemos convertido en autoridades en esa materia y hablamos con mucha propiedad de las Farc, de las Autodefensas, de la delincuencia común, del proceso de paz, de las Bacrim y hasta de las rabietas de los vecinos.

Pero acaso hablar como loros repitiendo muchas veces la opinión irresponsable de algunos, los conceptos triviales de otros, o señalar la falta de voluntad de aquel, el interés mezquino del otro, el afán de protagonismo, o la sed desmedida de poder del de más allá, ultrajar, enterrar sueños, señalar defectos, o hacernos los locos que no vimos ni oímos, es todo nuestro aporte a la anhelada paz; Colombia necesita mucho más que opiniones sueltas, modelos de conducta baratos, leyes irrisorias y acomodadas, llegó la hora de actuar, de hacer algo concreto por la paz y la convivencia fraterna, y para ello no es necesario que usted sea un personaje de la política o la farándula,  pues desde la sencillez de su posición social puede contribuir enormemente a bajarle en gran medida la temperatura a la guerra y a esta sensación de conflicto que vivimos, ¿sabe cómo?

Ensaye hoy por abrazar de una manera diferente a sus hijos, sus padres, su esposa, sus hermanos, mientras les susurra al oído que los ama (recuerde que no basta con amar a los demás, es necesario que ellos se den cuenta que los amamos) Continúe por regalarle un saludo amable a sus vecinos, que salga de su corazón no de su boca y no espere a que sean ellos quienes tomen la iniciativa ( Si saludamos solo a quienes nos saludan no estamos haciendo nada especial) Prosiga concediéndole a sus compañeros de trabajo el apoyo sincero que les ha mezquinado hace tiempo ( El no hacer el bien es ya hacer un gran mal)

Mire a la gente de la calle con respeto y consideración, sin importar su estrato social, su acostumbrada prepotencia. Mire mejor sus necesidades, sus limitaciones, su soledad, que nuestra mirada y nuestra actitud les trasmitan la paz que andan buscando (Nadie necesita más de una sonrisa y una palabra amable como aquel que no puede darla a los demás.

 

 

 

 

 

 

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net