Miércoles, 19 Jun,2019
BLOG / REGIóN / MAR 05 2016 / Comentarios

¡Oh Quindío del Alma!

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Les escribo desde una tierra donde habitan rubios arrozales, no en la magnitud de antes obviamente, pero no por culpa del fenómeno del niño sino por  nuestra pésima administración del planeta, desde una tierra violada por taladros asesinos ávidos de una savia que mana  el subsuelo y la llaman crudo, les escribo desde una tierra donde su rio fue encarcelado por diques que cortaron el camino habitual de sus ancestrales habitantes  los peces,  desde una tierra donde muchos árboles que fueron nuestro refugio ante el inclemente sol,   hoy levantan sus brazos al cielo,  cansados, desnudos y marchitos implorando un poco de agua que nunca llego y murieron en el olvido, escribo desde una tierra donde el rio que surte el acueducto dejo de ser generoso, sonoro y limpio y se convirtió en pequeñas charcas de aspecto lúgubre .

Les escribo desde la capital bambuquera de Colombia , maravillosa tierra de múltiples oportunidades y gente buena  a 35 grados centígrados a la sombra, añorando el fresco abrigo de las verdes montañas de mi Quindío del Alma y el arrullo de sus quebradas limpias que descienden bulliciosas desde la cordillera y el mágico aroma de sus cafetales en flor que se impregno en mis poros para siempre y la danza perenne de sus esbeltos guaduales que aún resuenan en mi mente, eres sueño, paraíso y Edén a la vez

Añoro los aguaceros de las tardes y el atractivo color de sus parques

Anhelo caminar por la 14 y degustar un delicioso helado en el Parque Sucre y arrojarme sobre el césped húmedo del Parque de la Vida y escuchar el agradable doblar de las campanas en sus bellas Iglesias.

Cuidemos con celo ese paraíso, quedan pocos, en todas partes hay ladrones de cuello blanco, que saquean el presupuesto con el que se harían mejores cosas que engrosar el bolsillo de unos pocos, definitivamente son más los buenos, los honestos, los diligentes, los visionarios,  los fieles a la estirpe paisa que nos colonizo, hombres íntegros, cuidemos el verde de nuestras montañas, nuestros ríos y quebradas, nuestra rica fauna y el esplendor de nuestros parques y avenidas, esas son las cosas que resaltamos de nuestra casa  y nos hacen venderla con facilidad a turistas que llegan ansiosos a ese paraíso en busca  de alternativas deferentes.

 

[email protected]

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net