Domingo, 18 Nov,2018

BLOG / ACTUALIDAD / ABR 25 2015 / Comentarios

El soldado y la guerrillera…

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

…no se conocían. No eran amigos, ni jamás lo serían. Estaban entrenados para matar a los enemigos. Los enemigos eran ellos mismos. Jamás habían cruzado miradas, tampoco sabían de sus vidas.

Llegó el día en el cual tuvieron su primer encuentro. Sólo miradas. El uno, el soldado, secuestrado por la guerrilla. Ella, la guerrillera, también, secuestrada, sin saberlo. Tuvo que pasar mucho tiempo para que ella, una niña de 17 años, conociese a alguien casi de su edad, dos años mayor, en el otro bando. Una sonrisa, una mirada, un romance, un escape a la libertad.

Los dos se dieron cuenta que podían conocerse, que podían ser amigos. No estaban pensando en matar, sino en amar. Sentían algo totalmente distinto a lo que habían aprendido. Una lección de odio que conocían de memoria, quedó en el olvido cuando tuvieron la ocasión de entender que eran seres humanos y que podían tener otros sentimientos.

El soldado y la guerrillera caminaron, corrieron, cruzaron ríos, selva, trocha, y llegaron a contar que lo que sentían no era odio, sino algo totalmente diferente. El amor los había unido y habían empezado a saber quiénes eran y quiénes podrían llegar a ser. El amor no había distinguido qué tan buenos o malos eran. Eran un hombre y una mujer y eso bastaba para olvidar que su entrenamiento para matar quedaba atrás.

Cuántas veces al día podemos vivir la misma historia. Cuántas veces nos enfrentamos, sin querer, con nuestros hermanos, compañeros de trabajo, y amigos. Cuántas veces empuñamos las armas del odio, el rencor, la envidia y jamás nos damos cuenta de que no nos conocemos, de que no somos amigos. Estamos entrenados para matar. Porque para matar, no solamente necesitamos armas, sino ser insensibles, hipócritas, manipuladores, intolerantes.

El día que empecemos a ser como el soldado y la guerrillera y descubramos que la otra persona tiene valores importantes, ese día habrá un sol interior resplandeciente.  Ese día iniciaremos un cambio de verdad. Desde ese momento, podremos descubrir que es más fácil ser amigos, compañeros, colegas, que estar secuestrados por nuestro egoísmo, envidia, falsedad, hipocresía.

Y contaremos nuestra historia como siempre la soñamos. Una historia llena de alegrías, sonrisas, comprensión, tolerancia y respeto.

El soldado y la guerrillera no se conocían, no eran amigos….

Qué bueno que se repitiese esta historia a cada momento.

NOTICIAS RELACIONADAS

Deportes

Deportes Quindío seguirá en la B

Gracias a los comentarios de muchos periodistas deportivos a nivel nacional, el Quindío debe continuar en la B. Es muy sencillo, pongo cualquier emisora en horario deportivo y están hablando del América de Cali. Están ...

Educación

Educación siglo XIX

He recorrido el Quindío, visitando muchos colegios. Lo he hecho, porque he tenido la oportunidad de realizar dichas visitas, gracias a diferentes factores. He conocido rectores buenos, regulares y otros a punto de pensionarse. He conversado ...

Actualidad

Vecinos o desconocidos

Si usted vive en casa, a lado y lado, al frente y en la cuadra, puede tener vecinos. Si vive en edificio de apartamentos, depende de cómo esté diseñado el mismo, puede tener vecinos al frente o a los lados o por el pasillo. En ...


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net