Domingo, 26 May,2019
BLOG / REGIóN / DIC 18 2014 / Comentarios

La Caja del Amor

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Durante semanas, esperé la llamada ganadora. La llamada de Hernán Rodríguez para que lo acompañara a entregar la Caja del amor. Ya estaba teniendo pesadillas, pues esa llamada no llegaba. Por fin, el sábado 13 de diciembre como a las 8 de la noche, Hernán me confirmó que la entrega de la Caja del Amor sería el domingo 14. Que sí quería acompañarlos, me dijo. 

Este domingo 14 de diciembre no quise perderme la cita. Le dije que contara conmigo. Que quería acompañarlo, trabajar, hacer. Y así fue. Lo que no esperaba era que yo iba a ser el presentador del evento.

Me levanté muy temprano. Me parecía genial asistir a algo tan especial, organizado por familias del GI School y coordinados por Hernán Rodríguez.

A las 8 y 30 de la mañana, iniciamos el programa. La música de fondo era interpretada por Ramón Palito Ortega: Bienvenida Navidad. Luego, me dediqué a echar chistes y tuve la fortuna de que no me bajaron a tomatazos, botellazos o algo por el estilo. Se rieron y disfrutaron con una corta charla. Hubo música, premios, regalos, novena, palabras, orquesta, abrazos, muchos abrazos.

Luego, el programa empezó en serio. Hernán presentó la Caja del amor y se habló de la importancia del evento, los agradecimientos a quienes colaboraron y se inició la novena. Al terminar la novena, llamé a una señora de un grupo cristiano para que orara.

Familias completas de diferentes barrios, pueblos y veredas estaban allí en el Auditorio del Colegio San José. El lugar se hallaba lleno. Papás, mamás, niños, niñas y adolescentes. Todos esperaban ansiosos su Caja del Amor.

Yo estaba feliz. No me cambiaba por nadie. Estaba ante un grupo gigante de personas con un gran amor. Humildes, sencillas, vestidas con sus mejores trajes, esperando La Caja del Amor.

Al final, pude conversar con señoras que me hablaban de sus alegrías y tristezas. Hubo más abrazos, niños, niñas y adolescentes felices con sus cajas. Las abrían, buscaban juguetes, muñecas, querían tenerlo todo en esa caja.

Quienes regalaron las cajas del amor son familias que quisieron compartir en este diciembre con otras familias menos favorecidas.

Gracias a Dios ocurrió, sucedió, asistimos a un maravilloso evento: La Caja del Amor. Es Navidad.

Ojalá haya muchas cajas del amor. Muchos nos necesitan.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net