Sabado, 17 Ago,2019
BLOG / ACTUALIDAD / MAY 03 2019 / Comentarios

Si pudiera elegir

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Querido nieto

Sospecho que cuando leas esta carta tendrás entre 12 y 13 años, y espero que aún estés a tiempo. Hay una o dos cosas que quiero decirte, que necesitas saber, y como sospecho que cuando las dije a tu madre le importó poco, y los hijos son el único vehículo que los abuelos muertos tenemos para hablar al oído a los nietos, temo que no hayas recibido de ella la advertencia, por eso te escribo ahora que estás en la edad en la que los hombres salen de sí y se hacen más conscientes de su relación y destrucción con los otros.

¿Qué tal va todo con tu papá? Alicia siempre ha sido una impulsiva, y seguro eligió un amor apasionado y frenético sobre uno calmo y armonioso. Conociéndola como la conozco, ya me imagino la clase de troglodita amoroso que te tocó como papá. ¿Ya te tocó ver cómo la golpea? Seguro ya estás más acostumbrado a verla con la cara hinchada y ensangrentada, que sentada en ese viejo sillón del que pocas veces se levanta. La necia no quiso estudiar ni labrarse independencia, así que imagino que el troglodita ya te debió haber dado lecciones de cómo se trata a una mujer así, de cómo se acechan en la calle todas, y cómo se tratan en la cama. Ya te debió haber pegado por no caminar y hablar como un hombrecito. Ya te debió haber dicho qué cosas son para afeminados, qué cosas para mujeres y qué cosas para los hombres como él y tú. Imagino que ella, en su nobleza y torpeza, ya está habituada, y ha reafirmado las enseñanzas del hombre de la casa, y que aunque ella sea una víctima de ello, en alguna parte de su cabeza hay razones para justificar el carácter pedagógico del amor que tu padre ha tallado en ella con el mazo y el cincel de la sensatez. Seguramente ya escuchaste cómo mamá justifica que él use la violencia, a pesar de que trata de protegerte de ella. Y quizá, sólo quizá, la frágil nuestra ya te ha enseñado que mentir o dar la razón o guardar silencio, son las herramientas principales para resguardarse de tu padre, y para prolongar la tranquilidad en el hogar. Seguramente ya viste en ti la debilidad que le recriminas a ella, y por eso la culpas, y por eso ya no la ves como una heroína. Y entonces me preocupo por ti, mi muchachito lindo. Me pregunto si mientras lees esto ya tienes el tabique desviado gracias a él. Me pregunto si tu cuerpo de doce o trece años ya te permitió enfrentarte físicamente con él. Me pregunto si ya los odias a ambos y si te reconoces también en él. 

Para por un momento de leer esto, y pregúntate qué de él llevas vos: quizá camines como él, quizá sea solo la forma de apretar la mano, quizá simplemente lo recuerdas cada que estornudas, o quizá sólo veas un fragmento del mundo como lo ve él. Me pregunto también si has observado a tus amigos, tan parecidos a tu padre y a los suyos, solo que más jóvenes, frescos y divertidos. Me pregunto por tus profesores, por tus vecinos. Cuando me pregunto por ti, debo preguntarme por los otros, querido mío. Y ante la preocupación de que puedas ser el reflejo de tu madre, el monstruo que yo ayudé a crear, y ante la preocupación de que seas también el reflejo de tu padre, ese monstruo ajeno, y ante la preocupación de que seas también el reflejo de esos amigos tuyos, que ven a las mujeres como cosas y ornamento, de tus profesores que te tratan como inferior, de tus vecinos que te muestran la deshonestidad como un buen rumbo, solo me queda, con la distancia que me impone la muerte, un último gesto: esta carta.

Muy querido mío, lo que trato de decirte es que en el interior de cada persona hay una especie de germen que nos lleva a ser otros, nos lleva a hacer daño. Generalmente empieza chiquito y con el paso del tiempo y de nuestra insensatez, el germen se hace más y más grande, como una mentira alimentada por otras, que conforme crece se va volviendo más incontrolable. Esa cosa es como un monstruo con el que constantemente debemos luchar, y te digo “debemos” porque es una decisión libre que algunos tomamos. Creo –y lo escribo con tristeza- que lo que es ahora Alicia, tu pobre madre, es producto de su mala decisión, o lo que es peor, de una decisión no tomada, que como ya debes saber, también es mi culpa. Te digo esto porque es posible que ya hayas comenzado a descubrir que dentro de ti hay una cosa que cobra vida, pero con la que no te identificas. Sabes que es una cosa que te hace enojar, que te irrita, que te da pensamientos, ideas, impulsos y deseos que te parecen sombríos, que por tu mente tranquila nunca habían pasado pero que aparentemente, si los sigues, puedes llegar a ser algo que crees que no deberías y que quizás, querido mío, no estés seguro de ser.

Que no te asuste todo esto, por favor, quién dijo que todo está perdido. Dentro de los límites que otros nos imponen y que nosotros imponemos, existe una posibilidad, sabes, esa posibilidad quiero que la aprecies, quiero que la guardes, porque es el único y mejor regalo que puedo darte: piensa y evalúa quién estás siendo, no creas que ya eres algo, no importa que en el futuro seas adulto, que tengas un título profesional o dinero, o cualquier otra cosa que te lleve a pensar que eres más que otros y que ya estás en tu punto de llegada, porque no existe punto de llegada. Recuerda que siempre estamos siendo, eso es lo único que te permitirá reflexionar y cambiar, y necesitamos cambiar, que no te quepa duda.

Mi niño, si tal vez no entendiste nada de lo que te dije, si tal vez tu presente es otro al que supuse que tienes, si tal vez te aburriste o perdiste interés mientras leías, o si tal vez crees que esta anciana anticuada no sabe nada sobre estas cosas de la vida, quédate por favor por favor por favor, con estos versos que no son míos:
 

Si pudiera elegir, sería un río, cualquier río,
algo que siempre está naciendo,
algo que está pasando siempre,
algo que muere en cada instante.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net