Miércoles, 26 Sep,2018

BLOG / INTERNACIONAL / DIC 08 2015 / Comentarios

Venezolanos despertaron de la pesadilla socialista

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

17 años de ilusiones que se fueron disipando por el peso de la dura realidad, las mentiras, la falta de libertad en todas sus esferas, la inseguridad desbordada, la escasez alimentaria y una inflación que en productos básicos llegaría al 400 por ciento, llevaron a los venezolanos a decir basta.

El fallecido coronel golpista Hugo Chávez Frías, con una mezcla de retórica barata y propuestas populistas conquistó el corazón de un pueblo cansado del despilfarro y la corrupción de las clases dominantes, estrategia que le permitió instalarse en el Palacio de Miraflores para llevar a cabo lo que denominó el Socialismo del Siglo XXI.

De ese sueño en el que embarcó a casi todo el país hoy despiertan de manera abrupta, sobreponiéndose a la represión de un régimen tiránico y autoritario que copó todos los poderes del poder político y público en Venezuela, menos las conciencias de los que aún piensan que la Libertad es el valor fundamental de la Humanidad.  

Esa pequeña minoría que siempre intuyó los embustes del tirano y sus esbirros corruptos, ayer se convirtieron en una mayoría aplastante, pese a los esfuerzos del CNE por demorar los resultados, más de cinco horas, hoy todavía no se adjudican 19 escaños, porque saben que con 12 la oposición alcanza mayoría calificada, que le dejaría el camino expedito para iniciar la reconstrucción del país.

La recuperación será un camino lleno de obstáculos, los chavistas acabaron con la libertad de pensamiento y expresión, la economía, la seguridad, la industria, el aparato productivo, incluyendo su mayor capital Pdvsa, pero lo más grave, dividieron a su sociedad en dos, armando peligrosamente a unos desarrapados que en la actualidad están dispuestos a hacerse matar para seguir disfrutando de las migajas que les arrojan.

Lilian Tintori, esposa del líder opositor Leopoldo López y activista no se equivocó al recoger sus banderas, "Ganamos muchísimo, ganamos bien (...) Es un día histórico para Venezuela", expresó entre lágrimas a la media noche del pasado domingo. Cuanto le debe Venezuela a esta aguerrida mujer que arriesgó dejar a sus hijos huérfanos para echarse al hombro a toda la oposición y a su país.

Ella no salió huyendo como hicieron muchos para salvar sus capitales, su tranquilidad y su vida, decidió enfrentar la dictadura disfrazada de democracia y la desnudó ante el mundo, hoy su triunfo es el de todo un pueblo que no aguanta más ser dirigido por un puñado de ignorantes corruptos que los pusieron a aguantar hambre mientras ellos llenaban sus cuentas en paraísos fiscales.

No es exageración, hace unos cuatro años tuve la oportunidad de discutir la realidad venezolana con unos primos y su mamá, quienes residen en ese país hace más de 30 años, y para entonces eran chavistas hasta los tuétanos, defendían a morir los supuestos beneficios del régimen inspirado en los Castros.

El sábado en la noche, tuve la oportunidad de hablar con el único miembro de esa familia que decidió regresar a Colombia hace ya más de 15 años, exprese mi preocupación por el clima de zozobra que se vivía previo al proceso electoral. Sin titubeos me dijo que la oposición iba a ganar y que sería de manera aplastante, sus hermanos y madre también le habían dado la espalda a Maduro.

Lo hacían auspiciados no por una guerra capitalista o deslealtad, como vocifero el inepto tirano, lo hicieron desesperados y cansados de la infinitas colas para conseguir los productos básicos de la canasta familiar y hartos de ver como sus libertades se reducían cada día más, al punto que se les impedía pensar diferente a los de la boina roja.

Ese nefasto proceso debería servir para pensar muy bien el futuro de Colombia; preocupa los síntomas que empieza a mostrar nuestra nación: desaceleración económica, inflación galopante, asfixia a la clase industrial y productiva, señalamientos violentos a quienes piensen diferente, el pedido de ‘leyes habilitantes’ y la modificación de la Constitución para poder hacer aprobar los caprichos del gobernante de turno, colocan los pelos de punta.

Los Santos que hoy nos gobiernan, Juan Manuel, Enrique y Martín, conocen muy bien los procesos populistas y sus resultados en Venezuela, Argentina, Brasil y Ecuador, por citar algunos, pero insisten en embarcarnos en una experiencia similar solo por el embeleco de firmar una paz mentirosa con un grupo terrorista al que otorgan todo tipo de concesiones.  

NOTICIAS RELACIONADAS

Región

Armenia y gobernación del Valle aún no firman Pacto de Trasparencia

Que a estas alturas 17 alcaldes y 19 gobernadores posesionados el pasado primero de enero no hayan firmado un pacto ‘simbólico’ de transparencia y anticorrupción propuesto por el Gobierno Nacional en el sector transporte, ...

Nacional

Colombianos no creen en Santos

Menos de ocho días después de haber concluido una nueva conmemoración de la muerte y resurrección de Jesucristo, tradición que se revive en cada Semana Santa, miles de colombianos salieron a marchar para expresarle ...

Nacional

“La docencia no puede ser un escampadero”

Con una propuesta que mezcla filosofía y artística, el profesor Jorge William Patiño, se enfrentó a los jurados del premio regional Compartir al Maestro; tenía que superar 1.006 propuestas, un reto muy inferior al ...


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net