Jueves, 25 Abr,2019
BLOG / AUTOMOTRIZ / MAR 16 2018 / Comentarios

Consumidor y Caradura

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

En estos días una jueza de la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, expulsó de la sala de audiencias al abogado de un concesionario porque a su juicio era una falta de respeto que se refiriera al demandante en los alegatos de conclusión como un ‘caradura’, después de que presentó la demanda vencida la garantía y no se hizo presente en la audiencia.

‘Caradura’ es una expresión que se usa habitualmente en España y en nuestro medio para referirse a la persona que actúa con “desvergüenza, descaro o falta de respeto”, y así lo consagran Google y los diccionarios, cosa que la Juez no sabía ni quiso consultar cuando se lo pidió el abogado mientras lo expulsaba de la sala.

Esta era la conducta del demandante, a quien no le importó dejar plantados a la juez, al representante del concesionario, dos acompañantes y un abogado, porque para eso goza del privilegio de ser el consumidor al que la SIC debe proteger a ultranza.

Lo malo del asunto es que la SIC le permite a los consumidores actuar de esa manera, sin imponerles la multa que prevé la ley del consumidor para quienes actúen de mala fe o con temeridad en las relaciones de consumo o en el proceso sin que importe que el personaje sea el concesionario, la marca o el consumidor, porque para eso todos somos iguales ante la ley. En este caso la SIC es la ¨ley¨ cuando decide sobre los conflictos de los consumidores, se aclara.

La condición de consumidores no nos convierte en intocables, como si fuéramos una vaca sagrada en la India, y más bien nos obliga a actuar en forma leal con los concesionarios, las marcas y los jueces de la SIC, que no gusta de que los consumidores se burlen de la justicia de protección del consumidor con un comportamientos como el de éste demandante, que en lo profundo de bosque seguramente a esa hora se reía y se reía. 

La SIC debe juzgar con el mismo rasero a todas las partes en el proceso, imponiéndole la multa a quien actúe con desvergüenza, descaro o falta de respeto hacia los demás en las relaciones de consumo o en el proceso.

Pero como no sucede así, para divertirse no hay que ir un verano a Nueva York, pues en la SIC se la pasa de lo mejor.

Temas Relacionados: Automotriz Consumidor

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net