Martes, 19 Feb,2019
BLOG / AUTOMOTRIZ / JUL 08 2018 / Comentarios

Daños del vehículo al cuidado del concesionario

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Como es sabido, el concesionario asume la custodia de los vehículos que los clientes le entregan para su reparación, con la obligación de restituírselo en el mismo estado en que lo recibió, a menos que el cliente lo abandone en el taller de servicio y se deteriore por el simple paso del tiempo.

En el taller se pueden presentar raspones o rayones -rara vez cosas más serias-, usualmente por un golpe al abrir la puerta del carro vecino, pero a veces los incidentes suceden en la calle, durante la prueba de ruta o el traslado del vehículo reparado para entregárselo al cliente, y eso tiene otra connotación. Cuando el incidente ocurre en el taller los clientes no le dan tanta importancia al asunto, pero si el percance sucede en la calle es otra cosa -“me chocaron el vehículo”-, aunque la reparación en ambos casos se haga del mismo modo, utilizando la avanzada técnica que las marcas le exigen a sus concesionarios. Para mitigar su malestar el concesionario puede prestarle un vehículo al cliente mientras efectúa la reparación, lo cual se puede volver un problema si el cliente condiciona la devolución del vehículo a que se haga la reparación como él quiere, cambiando piezas sin necesidad.

Si es necesario se cambian las piezas por otras nuevas, pero en cualquier caso la pintura que se aplique quedará unas micras más gruesa que la pintura original de fábrica, lo cual no es un defecto.

En el derecho del consumidor no existen normas que regulen expresamente estos incidentes, materia propia de los jueces civiles, pero por analogía se puede aplicar el artículo 17 del Decreto 735/13, que en las reparaciones con costo establece los siguiente:

Garantía legal en la prestación de servicios que suponen la entrega de un bien:

En los casos en que no resulte procedente la reparación, el bien se deberá sustituir por otro de las mismas características o se deberá pagar su equivalente en dinero en los casos de destrucción total o parcial causada con ocasión del servicio defectuoso. Si con un buen trabajo de latonería y pintura se le puede devolver al vehículo su apariencia original, no es necesario remplazar las piezas que no sufrieron daño de latonería, y al fin de cuentas el espesor de la pintura medido en micras no será igual al de la pintura original de fábrica, píntese lo que se pinte.

Sucede lo mismo con el alistamiento de los vehículos para su entrega al comprador, aunque sin tanto ruido.

Temas Relacionados: Rodrigo Bueno vasquez

NOTICIAS RELACIONADAS

Automotriz

“Ese es el negocio, socio”

En Medellín un concesionario de vehículos de alta gama celebró un acuerdo comercial con un cliente que le reclamaba porque aparecía un aviso en el tablero de instrumentos de su automóvil indicándole que algo ...

Automotriz

Porque prefiero mi concesionario

Generalmente los consumidores encuentran en una marca el estilo que les gusta, algo que va con su personalidad, y para el concesionario preservar ese sentimiento tiene gran importancia, ya que a lo largo de su vida la gente cambia varias veces de ...

Automotriz

El vendedor de girasoles que no era consumidor del vehículo

El juez 32 Civil del Circuito de Bogotá, como Juez de segunda instancia, revocó la sentencia de un Juez de la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, que le ordenaba a un concesionario de Pereira devolverle al demandante la suma ...


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net