Miércoles, 24 Abr,2019
BLOG / AUTOMOTRIZ / DIC 28 2017 / Comentarios

¿Y si el gerente lo utiliza en otra cosa?

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Uno de los requisitos para poder presentar una demanda ante la Superintendencia de Industria y Comercio por los defectos de un producto —por ejemplo un vehículo que le compró a un concesionario o a la marca— es que quien hace uso de la acción de la protección al consumidor tenga la calidad de “consumidor final” del bien, o sea que lo utilice para satisfacer “una necesidad propia, privada, familiar o doméstica” pues de no ser así debe recurrir al juez civil y no a la SIC.

Si el gerente utiliza el vehículo en sus actividades personales o familiares y no al servicio de la empresa, esta es consumidor final del vehículo, pero, ¡ojo!, si el gerente lo usa también en actividades comerciales, por ejemplo transportando productos de la finca para venderlos en la plaza de mercado —como usuario del semoviente— por más que el uso no corresponda a las actividades propias del objeto social de la empresa, esta no es “consumidora final” del bien, pues, como dijimos antes aquí lo que importa es el destino que se le da al vehículo y no quien aparece como propietario en la tarjeta de propiedad.

El uso del producto es la clave para ser o no “consumidor final”.

Temas Relacionados: SIC Vehículo

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net