Jueves, 15 Nov,2018

BLOG / INTERNACIONAL / MAY 28 2015 / Comentarios

Arabia Saudí se enfrasca en Yemen

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

El pasado mes de marzo la monarquía wahabita, junto con más de 11 países árabes, en su mayoría monarquías suníes del Golfo Pérsico, pero también Egipto y Sudán, y con el beneplácito de las potencias occidentales, se enroscó en una embestida suicida en la caótica Yemen. Le dio por llamar “Tormenta Decisiva”. Su objetivo era recuperar la legitimidad del gobierno y devolver a su puesto al presidente Abd Rabbuh Mansur al-Hadi, después de huir a la capital saudí a finales de marzo, derrocado por el movimiento Hutí (de confesión chií de la rama de los zaidíes, que representa entre el 30 y el 50 por ciento de los 25 millones de habitantes de Yemen), que controlan a la capital Saná desde el mes de septiembre de 2014.

Arabia Saudí, que lidera la coalición suní (férreo enemigo de la confesión chií que tiene como potencia regional el archienemigo Irán), no ha cumplido ninguno de los objetivos:

1. El presidente depuesto, Mansur al-Hadi, aún no ha regresado a Yeman, sigue disfrutando en un palacete en Riad.

2. Los Hutíes con el apoyo del derrocado presidente en la Primavera Árabe, Ali Abdullah Saleh, siguen ganando terreno más allá de su histórico bastión en Saada, e incluso pululan en las mismas fronteras de Arabia Saudí.

3. Más de 4000 víctimas civiles.

4. 25 millones de personas siguen desde hace más un mes sin recibir las ayudas suministradas por las Naciones Unidas.

5. El país se ha destrozado totalmente: Ni el aeropuerto funciona, ni hay electricidad, ni agua después de 2500 bombardeos.

De esta forma Arabia Saudí, que tanto se ufanaba de representar a la población suní, abre aún más la enorme brecha con esa población que nunca se sintió acogida ni protegida por la monarquía wahabí. Los musulmanes suníes ven en este fiasco de intervención y otros tantos malabarismos kamikazes, una de las múltiples torpezas de la potencia petrolera. En lugar de invertir en tecnología, el progreso, crecimiento económico y tecnológico, Arabia Saudí se entretiene en gastar sus ingentes recursos económicos y demográficos en destruir a un país, Yemen, que nunca le interesó sus necesidades, a sabiendas de que es el país más pobre de la península Arábiga, abandonándolo a su suerte y convirtiéndose en el caldo de cultivo de Al Qaeda.

La justificación esgrimida por Arabia Saudí de su intervención militar de proteger a la legitimidad del Gobierno yemení, tampoco convence. La monarquía árabe nunca ayudó los procesos democráticos de los países de la llamada Primavera Árabe después de 2011, sino más bien ha puesto palos en las ruedas de las transiciones y tampoco defendió sus legítimidades. Como muestra un botón: Arabia Saudí acoge, desde hace años, al huido déspota tunecino Zin El Abidín Ben Alí, a pesar de una sentencia condenatoria en su país de origen. Lo mismo hizo antes de las revueltas populares en 2011 que pedían más democracia y libertad en Marruecos y Jordania.

Como respuesta, Arabia Saudí invitó a esos dos estados a formar parte del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo (Cceag), con la finalidad de afianzar y preservar los represores regímenes alauita y hachemí. Arabia Saudí únicamente maniobra, desafortunadamente, por el impulso, por su obsesión innecesaria frente a Irán, a la que acusa de propagar la rama chií “infiel” en la isla Arábiga. Y la última intervención en Yemen, es solo la punta del iceberg de ese enfrentamiento abierto entre ambas potencias regionales, que pasa del choque retórico al campo de batalla. Y como siempre la víctima pasa a ser el propio ciudadano árabe y musulmán, ya sea suní o chií.

Temas Relacionados: Medio Oriente

NOTICIAS RELACIONADAS

Internacional

La última colonia de África

El continente africano ha estado durante largos siglos bajo el yugo colonial occidental, que no comenzó su ocaso hasta después de la II Guerra Mundial, cuando emergió una ola de sentimiento nacionalista de cuño puramente ...

Internacional

Isis no es Islam

Es bien sabida la frágil situación por la que atraviesa Oriente Medio, pero de un tiempo acá pululan una serie de organizaciones radicales terroristas que preocupan al mundo, y en especial a los musulmanes; que con un salvajismo ...

Internacional

Quién se acuerda de Libia

A punto de cumplirse el tercer aniversario de la caída del régimen de Muamar Gadafi, Libia se encuentra en un callejón sin salida, azotada por una espiral de violencia de consecuencias impredecibles. Libia a día de hoy es ...


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net