Jueves, 17 Oct,2019
BLOG / DEPORTES / 00 0000 / Comentarios

La última bala de James

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Comenzó la temporada de fútbol en Europa y de la misma manera se le echó el cerrojo al mercado de fichajes. Tres largos meses en los que se especuló en todo momento con la salida de James Rodríguez del Real Madrid. Se hablaba del Nápoles, Atlético de Madrid y hasta en las oficinas del PSG alguno sugirió su nombre pensando en una moneda de cambio con toda la novela que supuso Neymar y una posible vuelta al Barcelona o Real Madrid.

Desde enero, James ya vislumbraba su vuelta al Real Madrid porque quien lo había dejado trotando solo por Valdebebas se había marchado: Zinedine Zidane. El francés nunca ocultó que James tiene un talento especial, pero en las alineaciones de los títulos de la era Zidane el colombiano brilló por su ausencia. Nunca terminó de creer en él y James también tensó la cuerda en varias ocasiones, por ejemplo sus convocatorias al seleccionado aun estando lesionado o con lo justo, o los gestos de reprobación cuando era sustituido, y que no le gustaba como se entrenaba James, enfriaron la relación y los últimos meses de la temporada 2016-17 fueron un suplicio para ambos.

La pésima pretemporada del Real Madrid en Estados Unidos y las dudas que dejó el equipo en el tramo final de la temporada, frenaron en seco las intenciones de Jorge Mendes para traspasar al colombiano al cuadro que dirige Carlo Ancelotti y en el que se encuentra David Ospina. Florentino ganó la pulseada si se puede decir y a Zidane no le quedó otra que aceptar la vuelta del colombiano, sin que eso garantice que va a jugar. Sin embargo, hay quienes dicen que el James que volvió a entrenar en Valdebebas desde agosto de este año es otro. Un futbolista despojado de banalidades y dispuesto a darlo todo por estar en el club de sus sueños. Su forma y estado físico dejaron sin opción a Zidane y en su estreno liguero en casa, James fue recibido como una estrella, el Santiago Bernabéu explotó cuando anunciaron su nombre y cuajó un gran partido a pesar de que salió 'tocado' del gris empate ante el Real Valladolid.

James no se moverá de Madrid. Consiguió lo primero que quería y era volver a la ciudad donde tiene sus mejores recuerdos como futbolista, su casa y grandes amigos. Lo que sigue es demostrar para lo que está, aunque solo cuente con una bala de plata. Al 10 no le queda otra salida más que explotar todo el futbol que tiene con la profesionalidad que corresponde. No hay puntos intermedios en esta realidad. Si James Rodríguez logra cambiar las piedras que carga en su mochila por realidades, ya no solo será Zidane el que se quede sin argumentos sino quienes andan defrenestándolo. En las manos del 10 está determinar si es un crack de equipo grande, o simplemente un gran jugador que solo brilla con su Selección.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net