Sabado, 20 Abr,2019
BLOG / ACTUALIDAD / FEB 29 2016 / Comentarios

De paz nacional a la paz interna

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

El pasado 16 de febrero, se publicó una noticia en la Crónica del Quindío referente al Diplomado “Escuela Liderazgo por la Paz” que inicio en días pasados la Universidad del Quindío. Es de esta forma como la academia se va involucrando poco a poco en los tiempos del postconflicto donde con este tipo de iniciativas se busca generar conciencia acerca de la etapa que se acerca para el País.

Independiente de si estar de acuerdo o no, de los métodos de refrendación, de los acuerdos, de los procesos de justicia transicional, de la verificación que realizara las Naciones Unidas, algo si es cierto y es que se ha puesto a hablar al País de paz, y que a nivel gubernamental y académico se vayan vinculando con diversas iniciativas es un avance que nunca antes se había visto. Museos de memoria, crónicas acerca de la paz, testimonios que narran las tragedias de excombatientes de ambos bandos del conflicto, que sensibilizan y nos hacen ver para quienes hemos nacido en medio de la guerra,  podamos aportar para construir una nueva etapa, que viviremos en construcción pero quedara para las nuevas generaciones.

Es fundamental pensar como esa paz que afectara a todo el País, como nos va a afectar  a nosotros, como nosotros vamos a aportar, qué compromiso debe asumir la ciudadanía en general. Es entonces la ciudadanía la que debe asumir su papel como veedor de la paz, pero también como garantes con su propia actitud, asegurando que esa paz sea duradera como una actitud diferente, optimista, que valore la diversidad de pensamiento, de credo, de ideología y que acepte el pasado de miles de compatriotas.

Si se analiza detalladamente, los colombianos para lograr una paz debemos hacer procesos de paz pequeños, de tolerancia, de reconciliación y de mucho olvido, en el barrio, en la comuna, con la familia. Solo cada persona sabe que va a perdonar, como va a aportar; pero de manera general es que como ciudadanos nuestro papel sea de garantizar y hacer parte de un proceso, para que la paz sea duradera de acoger a los miles de excombatientes para asegurar que no haya reincidencia, eso no es solo del gobierno, es de los empresarios grandes y pequeños, en el vecindario, cuando a usted le digan que Pedro el joven que le lleva los domicilios de la panadería estuvo unos años en la guerrilla, ¿usted que va a hacer?, ¿está dispuesto hacer una paz chiquita? A tolerarlo, aceptarlo, darle la oportunidad, creer en él, o por el contrario apartarlos, ¿hacer que le quiten el trabajo y reincida en la criminalidad?

Este es mi llamado, a que reflexionemos en la paz que queremos, nada se hace si se firman unos documentos, si viene la ONU y revisa que los excombatientes dejaron las armas, pero ellos –la ONU- no van a estar en su casa, mirando como usted perdona, como olvida y permite que se abran puertas para quienes lo van a necesitar, la sociedad no es de unos pocos, todos sin excepción tenemos el deber de criticar pero no en son de queja, sino de construir la que sea una paz perdurable.

 

Y usted como construye paz, como construye tolerancia, estaría dispuesto a convivir con un exguerrillero, cuénteme en twitter: @sergio_duartes

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net