Jueves, 20 Sep,2018

BLOG / INTERNACIONAL / JUN 04 2015 / Comentarios

Las cadenas que quedan por romper…

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

El peor de los crímenes con los que ha convivido el ser humano, el más aberrante, el que partió todo un continente, toda una visión del mundo y su origen, un crimen que destruyó el África, que transformó para siempre a América, el comercio de esclavos al otro lado del Atlántico. El tráfico de personas con fines de lucro económico, flagelo que aún hoy, 164 años después de haber sido abolida la esclavitud en nuestro país de manera oficial un 21 de mayo de 1851, se extiende en términos de prolongación del prejuicio más allá de la ruptura de las cadenas físicas con las que llegaron los negros a nuestra América.

En 1851, en Colombia se rompieron las cadenas de la esclavitud, pero también en Colombia, hoy en 2015, quedan las cadenas del racismo por romper, queda la cadena del comentario despectivo, la cadena de la falta de oportunidades a sus comunidades, las cadenas que les impiden acceder a cargos de alto rango, la cadena del imaginario de que "el blanco corriendo es atleta y negro corriendo ladrón", -cuando los que se han robado el país precisamente no han sido los Afro-, la cadena del imaginario del negro que es exitoso solo cuando mete goles, da largas zancadas o da certeros puños en el boxeo.

También, queda en Colombia, la cadena que ustedes mismos amigos Afro, que no llegaron en busca de tesoros y que si llegaron deshidratados, hambrientos y esclavizados en barcos negreros, en las peores condiciones humanas a estas tierras, tienen que romper, la que les permita mantenerse vigentes, sin cesar un día en la lucha por el cumplimiento de los Derechos Civiles por los que tanto lucharon y que tanto les costó a sus antepasados. Y para romper esta cadena es necesario conocerse y reconocerse en su historia, que atraviesa no tangencialmente la nuestra, sino que por el contrario construye entre las dos y entre muchas otras, la historia del país que hoy somos.

48 años después del famoso discurso “I have a dream”, de Martin Luther King Jr., y que le significaría el Nobel de Paz, yo, un mestizo más, hijo de esa triple herencia conformada por indígenas, europeos y negros, comparto ese mismo "Sueño" y espero que esta nación, esta tierra, sea la de todos, la de los negros, mestizos, rom, indígenas y todo de aquel que en ella habite y honradamente trabaje.

Temas Relacionados: Racismo

NOTICIAS RELACIONADAS

Cine

Los Oscar 2017: cine de carne y hueso o máquina publicitaria

Si yo fuera parte del jurado que entrega el premio a Mejor Película en la ceremonia de los Oscar, este año, escogería entre tres de las nueve nominadas para el 2017. Mi pódium estaría conformado por la ...

Política

Perdimos todos

Pasados unos días, donde la calma parece llegar junto con la incertidumbre, que sumada a la esperanza que significa el inicio de la etapa pública de los diálogos con el ELN, los colombianos podemos hacer algo que muchos no ...

Política

El argumento del Castro-Chavismo

Usted puede estar inconforme con la negociación realizada entre el Gobierno y las Farc, está en todo su derecho, yo mismo no estoy de acuerdo con la totalidad de los puntos pactados y creo que difícilmente, alguien pueda ...


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net