Martes, 16 Ene,2018

BLOG / SEXUALIDAD / DIC 17 2017 / Comentarios

La cirugía estética puede ser una parafilia

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

En un país lleno de banalidades superfluas, recargado del consumismo que mal se ha copiado de los países del primer mundo, veo con tristeza y frustración, como un término que quizás hubiese podido haber salido de las parafilias, como es la apotemnofilia (amor por la amputación), el cual es el deseo irresistible por amputarse una o más extremidades sanas del cuerpo; hoy, con el advenimiento de la cirugía estética, toma cada día un creciente y absurdo comportamiento ascendente. 

A la apotemnofilia se le consideró equiparable a una parafilia o desviación sexual, sin embargo, la convicción de los expertos es que se trata de una enfermedad psiquiátrica; pero en el caso de las mencionadas cirugías, estoy casi seguro que detrás llevan consigo un trastorno sexual.

Al evaluar el contexto en que se acrecientan, día a día, las cirugías estéticas, -muchas de las cuales son innecesarias-, me surge la duda del universo sexual de las personas que las solicitan. Me deja atónito no creer que sea una forma de apotemnofilia “estética”, ya que buscan la oportunidad de ser admirados, amados, deseados o atendidos, donde, de lo contrario, dicha oportunidad no fuera posible. En mi humilde opinión, si es una parafilia, pues es mucha la gente la que se realiza procedimientos estéticos sin control y sin medir los riesgos de estos; todo con el propósito de verse más atractivos y fascinantes; pero tantas emociones juntas desconciertan y asustan.

El incremento de las cirugías estéticas llevó al abandono por el gusto de las redondeces y los cuerpos rellenitos, para rendirle culto a la delgadez. Se ha disparado una obsesiva campaña anti-grasa, que viene siendo disfrazada y sostenida con argumentos higiénico-sanitarios. Es posible que se trate de un problema educativo asociado a la cultura mafiosa, donde se promocionan, de forma imprudente, todo tipo de productos cosméticos en las telenovelas. 

Es tan progresivo el fenómeno de la apotemnofilia “estética” que la gente se opera todo: nariz, parpados, pómulos, arrugas, mamas, abdomen, genitales, etc., es tan así que se calculan (de forma burda) que en el país se realizan alrededor de 300 a 600 cirugías diarias de este tipo, de las cuales más del 90% son innecesarias.

Lo más importante parece ser: llamar la atención, ganar miradas y generar envidias, lo demás, es prescindible; pues lo marchito, grasiento o longevo es denostado hasta envilecerlo. Se detestan las imperfecciones físicas de ese cuerpo con el que se han enfrentado felicidades y tristezas, placeres y frustraciones. Una arruga, estría o ‘pata de gallo’ de más, resta brillo y agrede la autoestima.

Del trasegar de nimiedad en nimiedad, no buscan sino los vítores de una multitud que no sabe si aceptarlos o rechazarlos, admirarlos o criticarlos, premiarlos o aborrecerlos. El dilema radica en la propia hipocresía de la raza humana, en la ambivalencia de no aceptar lo que se es buscando enaltecer lo que no se es. En este afán, es posible que esta forma de apotemnofilia si sea una parafilia, de la cual Dios, tal vez, no nos absuelva, pero tampoco nos concederá la caridad del exorcismo ante tanta apostasía con el propio cuerpo. 

Las personas aspirantes a convertirse en esbeltas efigies, se inyectan sustancias, colocan prótesis, arrancan la piel, quitan costillas, suben o rellenan mamas, alargan penes, cortan labios, estiran arrugas, etc., obsesionadas en la búsqueda de un placer, que quizás está escondido en su yerma sexualidad, olvidándose en muchas ocasiones, de su amor propio, e insultando su mísera autoestima.

No es justo con nosotros mismos ni con nuestros cuerpos, realizar cirugías que no solo son innecesarias, sino peligrosas, nada tiene de malo un poco de grasa o de piel de más, eso no es peor que las horrendas cicatrices que no dejan atrás el lastre de lo que se rechaza. Tampoco se trata de soportar con estoicismo los kilos o las arrugas, pero los invito a reflexionar: ¿será que alguna parafilia: la apotemnofilia “estética”, los puede estar afectando?
La obcecación de mostrar una imagen sin “bananos”, me lleva a pensar, que esta es una clara forma de expresar una naciente parafilia: la apotemnofilia “estética”, de ahí me nace la percepción que existe algún tipo de anomalía en el comportamiento sexual de estas personas, con la eventualidad de una patología en el lóbulo frontal; pues no entiendo cómo se hacen una cirugía tras otra, sin estar nunca satisfechas y sin lograr alcanzar la perfección de la estampa, sometiéndose cada vez más a mayores e insensatos riesgos. 
Es constatable que, en Colombia, por encima de otros países de la región, las mujeres se realizan cirugías estéticas en mayor proporción, a las demás féminas del mundo; lo cual ha llevado a un estereotipo de cuerpos construidos artificialmente, segregando las tímidas macas del cuerpo, siendo más acusado el rechazo en unas regiones que en otras. De esta forma se ha creado una cultura corporal estereotipada, a fuerza de láser y bisturí: «las famosas yayitas». 

 

Temas Relacionados: Cirugía parafilias estética

NOTICIAS RELACIONADAS

Sexualidad

Eyaculación precoz: ¿en aumento y sin solución?

La eyaculación precoz —EP— se define como la eyaculación que, siempre o casi siempre, ocurre bajo estímulos sexuales mínimos, antes o poco después de la penetración o dentro del primer ...

Sexualidad

Las mentiras del cine XXX

En un país lleno de banalidades superfluas, recargado del consumismo que mal se ha copiado de los países del primer mundo, veo con tristeza y frustración, como un término que quizás hubiese podido haber salido de ...

Sexualidad

El hombre no es el único responsable del placer de la mujer

La sexualidad es un mecanismo de placer con el cual contamos todas las personas. La podemos vivir y disfrutar solos, en pareja o en multitud, -cada quien define como hacer uso de ella-; sin embargo, mi propósito con este escrito, es darle ...


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net