Domingo, 23 Sep,2018

BLOG / ACTUALIDAD / FEB 01 2016 / Comentarios

La conversación, el fino arte de la palabra

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Una conversación trae consigo la necesidad de un trueque intelectual y emocional entre varias personas, es un juego de roles donde la reciprocidad ente emisor y receptor termina siendo vital. Es un arte en el que los interlocutores pasan de un asunto a otro trazando los límites de lo armonioso para así gestar una gloriosa coreografía entre argumentos e intenciones.

Existen conversaciones amenas, como danzas de significados entre las palabras y la armonía rítmica de la correlación. También hay otras, jocosas e infantiles, muy propias de camaradas que comparten los frutos de una extensa complicidad entre risas y palabras. Hay conversaciones amorosas que llevan a la ensoñación, generan contacto visual y transmiten significados  más allá de cualquier telepatía, pero también las hay sosas y desanimadas, esas en las que uno es reo del tiempo  y del espacio, donde la palabra es emitida, quizás, con desdén o sin pretextos de profundidad y quien la recibe se ve obligado a la cortesía y a la respuesta fugaz. Por ello, observó William Hazlitt que ““El silencio es una de las artes más grandes de la conversación”.

El mal conversador es fácil de reconocer: se sienta en la palabra, se extiende en su monólogo, se escucha a sí mismo, alimenta su ego con sus propios términos, se apodera de los roles de emisor- receptor, receptor-emisor  y se autoproclama protagonista en la conversación, dejando a su interlocutor en el más básico estado de pasividad, mientras anula su derecho y poder de la palabra. No existe situación más abismal y compleja que caer en manos de estos oradores empedernidos, sobre todo cuando agotan cualquier tipo de vocablo y el silencio incómodo se difunde en  el espacio, conduciendo al receptor a hacer llamadas falsas, a practicar bostezos, a inventar emergencias de última hora, y en algunos casos extremos, a inventar muertes de parientes lejanos con tal de salir corriendo de tan bochornosa situación.

Cabe decir que un buen conversador no es aquel que tiene en su libreto un repertorio de temas intelectuales y de actualidad, es el que sabe amenizar la conversación mediante el intercambio de palabras, es aquel que escucha y no se impone ante el otro. Pero lo más importante es que este orador siempre debe tener fuerza en sus argumentos, hablar con un objetivo fijo y pertinente, debe  diseñar ideas clave a partir de este objetivo, ser conciso en su mensaje, y lo más importante: entablar empatía asertiva  con su interlocutor.

En mi caso particular, he  aceptar que me empalagan las conversaciones planas, carentes de alma y fundamento. Por el contrario, prefiero una charla poco común,  llena de gracia y elocuencia, una conversación cargada de simplicidades pero con el aparente sentido de la opulencia, esas mismas charlas donde se pierde la noción del tiempo y la voz es humedecida por un café.

Las habilidades comunicativas son las primeras que desarrolla el ser humano, especialmente las orales. Es por esto que deben ser bien desarrolladas a lo largo de la vida, dado  que es el mecanismo crucial para ser aceptados a nivel social en un mundo gregario.

No existe mayor placer que dialogar con un buen conversador y tener la sensación de que el tiempo transcurrió sin cálculo alguno,  quedar con el deseo de más café para empapar los recuerdos, pero sobre todo, y para tener la necesidad de hacer notas mentales, para no olvidar jamás. Pues ya lo dijo el célebre poeta y dramaturgo Ben Jonson “La conversación más agradable es aquella de la que no se recuerda nada con precisión, pero deja una impresión general agradable”.

 

Sebasandrioli.blogspot.com

Twitter: sebasandrioli

NOTICIAS RELACIONADAS

Salud

La nicotina y su condena de muerte

Se es parte de  una especie, que tiende a despreciarse a sí misma. Nunca se eligió ser parte de ese grupo tan poco selecto, no es de mortales tener esa clase de derechos, pero si es de humanos contraer ciertas obligaciones como ...

Actualidad

365 oportunidades para ser feliz

La tierra gira 365 veces por año, un año nos da 365 oportunidades más para caer en el error, aprender de él  y levantarnos. Son tan piadosas las leyes divinas y de la física que en medio de su exactitud ...

Actualidad

Fue sin querer queriendo

Los recuerdos se instalan en la mente,  mientras que el sosiego de la añoranza evoca todo lo que alguna vez fué y lo que el paso del tiempo sembró en su camino. Recordar es un ejercicio vital para la humanidad ya que esta ...


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net