Miércoles, 26 Sep,2018

BLOG / SEXUALIDAD / DIC 10 2017 / Comentarios

Los placeres de «moteliar»

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

A diferencia de muchas personas, la palabra “motel” no me produce ningún tipo de prurito; de hecho, me encanta el vocablo, me da una sensación de pícara felicidad, al evocar un mundo de recuerdos lujuriosos. 

Se de gente que les hace mala propaganda, argumentado que huelen mal, que están infectados de plagas, que son inseguros, que son sucios, etc. En mi opinión: ‘el presupuesto decreta la naturaleza del servicio esperado’, y no se puede pretender atención cinco estrellas cuando se paga por media.

Se podría instaurar un universo paralelo, si buscamos establecer las ventajas y desventajas de visitar un motel, pero en este momento me voy a preocupar por exhibir las bondades (ya habrá alguien menos apasionado y se encargará de hablar de lo adverso).

Empiezo por informarle querido lector, que a los moteles “se va a lo que se va”, no espere un altar para hincarse a orar por la paz en el mundo. Estos son sitios para promover la diáspora vacacional de los sexos; aquí los sentidos se sosiegan ante el ruido alto de la música, al brillo lascivo de los ojos ante el ritmo voluptuoso de los cuerpos, al terso toque de una piel enamorada, al melifluo contacto de unos labios amartelados y ante el embrujo de la fragancia de transpiración de feromonas.

Un motel es un recinto donde no solo se refugian los perjuros, sino los que se aman y copulan. Son un suelo para llevar a coquetear los cuerpos y las almas. Es el territorio donde se puede uno fugar de las miradas que señalan, de los prejuicios que cohíben y de todo aquello que es nocivo para el erotismo.

En estos lugares se va a rescatar la sexualidad del mausoleo de los orgasmos, -después de haberlos sepultados por años, en las cuatro paredes de los aposentos familiares-. Son un confortable sitio para salir de la rutina y para romper la monotonía de la monogamia. 

Entre las bondades redimibles de los moteles se destacan: cuentan con una pulcritud higiénica por cual se paga, se puede gritar y hacer todo el cachondeo que se quiera, sin vecinos vigilantes que importunen; no existen las desaprobaciones ni mesuras; ofrecen juguetes sexuales, diseñados de forma exclusiva para dar o incrementar el placer. La silla del amor o el “parapeto” son ergonómicos, prestos al uso de la imaginación. El sauna o el jacuzzi están al libre albedrío del usuario (algo con lo que muy poca gente cuenta en sus hogares).

Al parafrasear a Juan Gabriel: “lo que se ve no se juzga”, reitero que, si se paga una habitación constituida como una mezquita de los placeres, uno no tiene, sino que preocuparse por dar rienda suelta a las emociones, e imprimirles engranaje a las caderas, a fin de corresponderle a los rijosos deleites que ofrenda la pareja, con la libertad de no ser perturbados sino por la lente de la propia entelequia.

Temas Relacionados: Sexualidad

NOTICIAS RELACIONADAS

Sexualidad

Mitos y realidades de la sexualidad en el climaterio

En la última década me he preocupado por escribir e investigar todo lo concerniente a la sexualidad de la mujer madura —mayor de 45 años—. Se puede decir que he desbordado los límites de un proceso ...

Actualidad

El lenguaje no sexista y la inclusión de los géneros

En palabras del escritor y filósofo Francis George Steiner: “Lo que no se nombra no existe”. Si lo aplicamos al idioma, en especial el español, queda claro que nuestra lengua contribuye a la invisibilización de la ...

Sexualidad

La cosmética sensorial y sus beneficios en la sexualidad

En la actualidad existe una amplia variedad de productos cosméticos creados y diseñados para utilizar en la piel y las mucosas de las personas, con el objetivo de estimular los sentidos —tacto, olfato, gusto, oído y ...


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net