Domingo, 25 Ago,2019
La Salida / NOV 04 2016 / hace 2 años

El doctor Marino, primer presidente del Tribunal Administrativo del Quindío

Con representativas conferencias se llevó a cabo la celebración de los 50 años del Tribunal Administrativo del Quindío, en el marco del cincuentenario del departamento, en acto que tuvo lugar en el club Campestre de Armenia.

El doctor Marino,  primer presidente del Tribunal Administrativo  del Quindío

Marino Restrepo Murillo, primer presidente del Tribunal Administrativo del Quindío.

Marino Restrepo Murillo, primer presidente de dicho tribunal, se desempeñó en el cargo desde su creación en el año de 1966.

¿Qué cargos desempeñó usted en su carrera judicial?
Empecé como juez promiscuo municipal en Génova, pasé en el año 56 a ejercer la judicatura por mandato legal en Calarcá y allí me retiré. De ahí pasé a la universidad Javeriana a presentar mi tesis de grado y a graduarme.

En 1959, el Tribunal de Pereira, del cual dependía, me nombró en propiedad como juez segundo penal del circuito, después como juez primero penal del circuito. Luego pasé a ser fiscal del juzgado superior, fui el primer procurador de distrito y en el año 1966 llegué al cargo de primer presidente del Tribunal Administrativo del Quindío y hoy me encuentro en ejercicio profesional.

¿Hoy a qué se dedica?
En general a lo administrativo. Varias ramas en lo civil, penal, laboral. Yo me especialicé en laboral en la universidad Javeriana y como tuve toda una evolución he manejado varios negocios de la justicia colombiana, pero muy especialmente en la contenciosa administrativa.

¿Cómo y dónde fueron sus estudios?
Primero que todo, le cuento que yo nací el 1 de diciembre de 1920 en Calarcá. Soy bachiller del colegio Rufino J. Cuervo de Armenia, cuando quedaba en el barrio Berlín. De ahí pasé a la universidad Javeriana, como le decía, donde hice cursos desde el año 1952 al 56, y el 24 de abril de 1959 me gradué.

¿Cómo era el tribunal en ese entonces?
El Tribunal Administrativo del Quindío nació a través del artículo 4 de la ley segunda de 1966. Una vez creado vino la elección del Consejo de Estado de los magistrados que debían atender y poner en funcionamiento la jurisdicción de lo contencioso administrativo, así fue como el 24 de octubre de 1966, nos reunimos los dos magistrados elegidos por el Consejo de Estado, nos posesionamos, nombramos la sala de gobierno y comunicamos tanto al señor presidente de dicho consejo, como a los presidentes de los tribunales diversos del país que estábamos entrando ya en funcionamiento. Muy especialmente recuerdo al Tribunal Administrativo de Caldas donde se manejaba todo lo atinente a la evolución por competencia constitucional y legal.

¿Cómo era la justicia hace 50 años y cómo la ve hoy?
A mí me parece que la justicia para ese entonces era muy naciente en materia de lo contencioso administrativo, se trabajaba con lo que había, con los conocimientos que teníamos los nuevos magistrados y la experiencia profesional que nos adornaba para ese entonces, pero realmente desprotegidos de jurisprudencia y de los males del Consejo de Estado, porque empezamos con la omisión de no tener sede especial, esta fue provisional. 

¿Cuándo tuvieron sede propia?
 En este momento le hago el reconocimiento al doctor Ancízar López López, primer gobernador del departamento del Quindío, quien se puso en la tarea de organizar el tribunal para que pudiera funcionar acorde con la Constitución y leyes de la República y así fue como funcionó inicialmente en la carrera 15 número 19-30 piso 4.

De allí logró el mismo Ancízar López realizar el contrato entre la nación y el dueño del edificio Intel, en la calle 20 carrera 19, donde fuimos trasladados para continuar debidamente organizados y provistos de todos los elementos y el personal subalterno que requería la ley. Y allí ya estuvimos hasta julio 31 de 1984.

¿Cómo fue su elección como presidente del tribunal?
De acuerdo con la ley se elegía cada año un presidente. Yo lo fui el primer año, después se rotaba, no había problemas porque solo éramos dos, terminaba mi periodo y empezaba el otro y así sucesivamente.

Vino el nacimiento del traslado definitivo del Tribunal Administrativo a su sede propia que es el palacio de justicia. Eso no me tocó a mí como tampoco la tecnología, a nosotros nos tocó todo en el tiempo de la máquina de escribir Under y del papel carbón.

¿Cómo es la justicia hoy comparada con la de hace 50 años?
Hoy ha mejorado por razón de la tecnología, porque el Estado se ha preocupado a través del Consejo Superior de la Judicatura que prestó un gran servicio a esta sala y hubo mucho mejoramiento, pero la que me tocó a mí fue muy despacio, lento por falta de recursos y hablando del Quindío, no había abogados preparados dedicados a la rama y entonces todos teníamos que aprender y parece que aprendimos y le hicimos frente a esta jurisdicción, logramos sacarla adelante siempre observando las facultades constitucionales y legales que nos señalaban para desempeñar con honradez, responsabilidad y honestidad las funciones del tribunal.

 

Por John Jolmes Cardona Núñez


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net