Domingo, 18 Nov,2018

General / JUL 26 2015 / Hace 3 Años

Es urgente una educación para el desarrollo

El progreso y el bienestar de una sociedad han estado ligados al nivel de formación de su gente, así lo indica la historia de la humanidad y la de los países. Cómo ha sido la educación de los pueblos y qué tanto se ha invertido en investigación, son los dos factores que determinan qué tanto crece el PIB.

Es urgente una educación para el desarrollo

No basta escribir y leer sino también aprender matemáticas, ciencias naturales, etc., para alcanzar una formación básica de alto nivel.

Si a finales del siglo XIX y hasta mediados del XX los países se medían económicamente por sus recursos naturales, en los últimos 70 años la métrica del desarrollo se hace con la capacidad de producir tanto ciencia como tecnología; y que los recursos naturales no son lo fundamental para el bienestar económico de los países, nos lo enseñan Singapur y Japón.

También la formación académica de las personas ha demostrado que sirve para superar la pobreza, tanto de quien la recibe como la de su familia. Pero, como lo enseña James Heckman, Nobel de Economía del año 2000, la formación debe empezar desde la más tierna infancia.

Según sus investigaciones, invertir en las aptitudes socioculturales del niño - tales como la tenacidad, la motivación y confianza en sí mismo - genera más dividendos económicos y sociales que el gasto en programas sociales o de infraestructura. Así que, según este Nobel, la inversión en atención y educación de la primera infancia es la apuesta económica que garantizarán los éxitos escolares de los niños en primaria, bachillerato y luego en la universidad.

 

Los párvulos aprenden con mucha eficiencia

La educación de los párvulos es importante no solo por lo que dice el Nobel, sino porque también la neurociencia ha demostrado que el periodo en el que el cerebro es más eficiente para el aprendizaje, comienza antes de los 3 años. Resulta obvio entonces afirmar que la educación temprana garantiza la formación de semillas que darán como fruto talento humano que luego favorece una sociedad con conocimiento para producir tecnología.

Para atacar las desigualdades sociales, el Nobel dice igualmente que la inversión en educación temprana promueve equidad y justicia social, y aumenta la productividad en la economía. Así mismo, afirma: “Las intervenciones iniciales dirigidas a niños desfavorecidos logran retornos mucho más altos que otras inversiones”.

Aunque organizaciones internacionales de la talla de la Unesco vienen formulando directrices para que las nuevas generaciones reciban una educación de calidad desde la infancia, e instando a los gobiernos de los países para que aumenten el rubro en educación, la situación no mejora y más bien va a peor. 

Intentando dar pautas que arreglen la situación calamitosa de la formación de la niñez en la mayoría de los países del mundo, el 6 y 7 de julio se realizó en Oslo –Noruega- la Cumbre Mundial sobre la Educación para el Desarrollo. 


Una cumbre para promover la educación

Al foro antes mencionado asistieron el secretario general –SG- de la ONU, jefes de gobierno, representantes ministeriales, la Unicef, Acnur, la OIT, Malala Yousafzai, Nobel de Paz 2014, organizaciones no gubernamentales y representantes del sector privado. La Cumbre se realizó con el propósito de concertar esfuerzos para promover la educación de calidad globalmente. Su apertura estuvo a cargo de la primera ministra de Noruega, Erna Solberg y su canciller Børge Brende. 

Hay 124 millones de niños, niñas y jóvenes  desescolarizados corriendo el riesgo de convertirse en una generación perdida, si no se aumenta la financiación para la educación y para los sueldos de los docentes, si no protegemos a los niños en áreas afectadas por guerras y conflictos, si no incluimos a los niños con discapacidades y si no aumentamos el número de niñas para que completen su educación, expresó Brende en el evento. 

De igual manera afirmó que si se quiere tener éxito en eliminar la pobreza, se debe invertir en educación de calidad para todos. Por su parte, Malala pidió a los líderes mundiales que compren más libros que balas. Aseveró que el gasto militar de 8 días de todos los países sería suficiente para cubrir la enseñanza primaria y secundaria en el mundo. No es que no haya dinero, lo que falta es compromiso de los líderes en invertir en educación.

Ban Ki-moon, el SG de la ONU, manifestó que la educación es esencial para conseguir una vida digna para todos los habitantes del planeta. Subrayó la necesidad de aumentar los fondos dedicados a alcanzar la educación universal y mejorar la coordinación del financiamiento para ese propósito.


Se resaltaron las desigualdades entre países

Para indicar las profundas desigualdades entre países, el enviado especial de la ONU para la educación global, Gordon Brown, resaltó que mientras en el África subsahariana la inversión media por niño escolarizado es de 80 dólares al año, en los países occidentales asciende a 8.000 dólares.

Haciendo alusión a la Cumbre de Oslo, Kevin Watkins, director del Instituto de Desarrollo de Ultramar, con sede en Londres, hace pocos días escribió para El País de España un artículo que tituló: “Conocimiento para el progreso”. Enfatizó sobre la importancia de frenar la desigualdad en la enseñanza, recalcando que ningún sistema educativo puede ser mejor que sus educadores. 

Y agregó: “En tiempos en que la economía global está cada vez más basada en el conocimiento, el futuro de los países depende más que nunca de la educación y las capacidades de su gente. Aquellos que no logren crear sistemas de educación inclusivos se enfrentarán a crecimiento lento, aumento de la desigualdad y pérdida de oportunidades de comercio internacional”.

El autor dijo que los dirigentes mundiales deben tomarse la desigualdad en serio. Cada gobierno debe fijarse metas que apunten explícitamente a reducir las divergencias educativas (en razón de género, nivel económico y división entre áreas rurales y urbanas) y diseñar presupuestos a la medida de esos objetivos.

Señaló más adelante que la disparidad actual es enorme. Por ejemplo, en Nigeria los niños urbanos pertenecientes al 20% de familias más ricas van a la escuela un promedio de 10 años, mientras las niñas pobres del campo en la zona norte del país generalmente no llegan a dos. A esto hay que añadir que en la mayoría de los países la financiación para educación tiene un sesgo preferencial por los ricos.


Se preocupan más por favorecer a los ricos

Como núcleo del problema, Watkins deja claro que “los políticos están más interesados en facilitar la evasión fiscal de los ricos que en mejorar las oportunidades educativas de los pobres”. Ya es bien conocido que en la mayoría de los países se está ampliando la brecha entre los multimillonarios y los sectores pobres, inclusive la clase media se ha ido pauperizando.

Para cerrar el círculo de las desigualdades y las injusticias, el contexto familiar de muchos niños está empeorando no solo en los hogares de bajos recursos económicos sino también en los pudientes. Así que un ambiente familiar pobre en afectos y valores y un aprendizaje de baja calidad  forman un dúo que incrementa los problemas sociales y las desigualdades.

La educación de calidad contribuye a disminuir las injusticias sociales y además es indispensable para lograr la paz y el desarrollo sostenible del planeta. Una formación básica de alto nivel implica no solamente saber leer y escribir si no también aprender matemáticas, ciencias naturales, etc., pero ese aprendizaje debe ser activo, crítico, solidario y autónomo, para garantizar que las nuevas generaciones tomen conciencia de la importante de seguir estudiando durante toda la vida.


Por Diego Arias Serna
Madrid, España
Presidente Fundación Semillero Científico EAM
[email protected]
[email protected]


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net