Martes, 25 Sep,2018

Economía / SEP 10 2018 / Hace 15 Dias

1.200 toneladas de bolsas de plátano se usan al año en Quindío; solo se recicla el 40%

CRQ inició un trabajo articulado con la Procuraduría para disminuir el uso del material en el departamento y generar conciencia en los consumidores. 

1.200 toneladas de bolsas de plátano se usan al año en Quindío; solo se recicla el 40%

El 60% de las bolsas que se usan al año en el departamento se arruman en vías terciarias, queman o entierran.

LA CRÓNICA realizó un recorrido por la zona rural del departamento encontrándose en las vías terciarias arrumes de bolsas azules utilizadas para repeler los insectos en los cultivos de plátano. Según datos suministrados por la Corporación Autónoma Regional del Quindío, CRQ, en el territorio se usan 1.200 toneladas al año, de las cuales el 60% es amontonado, enterrado o quemado, lo cual está generando una problemática ambiental. 

Actualmente el Quindío cuenta con 28.000 hectáreas sembradas de plátano y banano, convirtiéndose en el primer renglón productivo. José Éver Naranjo, administrador de una finca productora de plátano en la vereda Morelia Baja de Quimbaya, indicó que el 80% de los plátanos que se producen en el departamento son para supermercados, donde la gente busca una cáscara en buen estado, por lo que es necesario el uso de la bolsa, la cual es hecha a base de petróleo.

“Esto es un problema, porque mire cuántas bolsas se están acumulando ahí. Por cada corte, es decir, cada 20 días, son cerca de 1.000 bolsas. Todo se arruma a las orillas de la vía, en la zona de cultivo no queda nada”. 

Dijo que a la zona rural no va nadie a recoger el material. “A veces el dueño de la finca, cuando se acumula mucho plástico, se lo lleva para otra finca donde hay más acceso para que se las lleven. La CRQ pone más problema si las quemamos, si las llevamos a la cañada, mientras que las vean ahí amontonadas no hay tanto lío”. 

Agregó: “La empresa de aseo no recolecta ese tipo de bolsa. Aquí sí hay una compañía que las venía a recoger para reciclarlas y hacer otras cosas, pero ese era otro problema, porque exigían que la bolsa estuviera en óptimas condiciones, pedían que ni agua les cayera y eso es muy difícil. No sé qué pasaría con ellos”. Naranjo precisó que el problema se vive en muchas partes del departamento.

“Es mejor dejarlas ahí y no quemarlas, se incineran muy fácil, sin embargo, se va apelmazando y es un problema para el medio ambiente y nos pueden sancionar. La CRQ, para mí, es un ente del Estado que está nada más para echarle mano al bolsillo con multas, pero no hace campañas para esto y es muy triste. Ojalá que el nuevo director de la corporación haga algo. Estamos muy olvidados”.

José Manuel Cortés, director de la CRQ, advirtió que el tema es de alta preocupación en materia ambiental.

“A raíz de que se generó la dinámica del plátano, el productor empezó a buscar alternativas para ser más competitivo en el mercado y adoptando ciertas tecnologías del Urabá antioqueño con el tema del banano se empezó a utilizar la bolsa en pro de las condiciones físicas del producto, que sea bonito para que las personas que lo adquieran lo vean en buen estado”.

Aseveró: “Para la corporación es un problema, porque en este momento estamos teniendo un alza muy grande con el uso de la bolsa de plátano, que vienen impregnadas de agroquímicos y las que se quedan en los caminos están ocasionando pérdida de biodiversidad por el envenenamiento de fauna y flora. Las que son enterradas se compactan y ni una retroexcavadora puede removerlas, por lo que estamos dañando el suelo de nuestro territorio, que es tan productivo”.
 

Las estrategias para mitigar el problema

El director de la CRQ dijo que vienen haciendo campañas de sensibilización y concienciación al sector agropecuario, para que haga una disposición adecuada, que entre en contacto con la empresa gestora del departamento para mirar de qué forma se pueden recolectar las bolsas o buscar un punto intermedio entre la empresa gestora y el productor, para que sean entregadas. 

Cortés señaló que con la Procuraduría del Paisaje Cultural Cafetero, PCC, trabajan en una estrategia de responsabilidad posconsumo. 

“Si bien es cierto que para el mercado son importantes las características físicas del producto, esta condición no altera la calidad. Por ejemplo, si uno en el supermercado encuentra plátano con pecas o con picaduras de insectos, cuando la ama de casa o el chef vaya a preparar el producto en unas tajadas o un patacón, se va a encontrar con las mismas condiciones químicas como el sabor”. 

Dijo que la estrategia que se estructura consiste en que el consumidor adquiera el plátano así haya sido embolsado o no. 

“Es un gran reto que tenemos, porque la bolsa no se va a erradicar, el productor tiene diferentes segmentos de mercado donde una cadena de supermercado no le va a recibir el producto si no cuenta con óptimas condiciones físicas, pero sí habrá otro tipo de nichos donde sí se puede hacer un trabajo especializado sin ir a afectar la parte económica del productor, y así conservar el medio ambiente al disminuir el uso del material”, puntualizó Cortés Orozco. 


Redacción
LA CRÓNICA 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net