Miércoles, 19 Jun,2019
Salud / OCT 01 2018 / hace 8 meses

“20% de pacientes depresivos tienen comportamientos suicidas”: especialista

Autor : Tatiana Palacio Mejía

El psiquiatra Jorge Mario Tamayo aseguró que hay otros trastornos que llevan a que las personas tomen la fatal decisión.

“20% de pacientes depresivos tienen comportamientos suicidas”: especialista

El estigma a las enfermedades mentales es el mayor problema.

El 20% de los pacientes con depresión tienen comportamientos suicidas, así lo afirmó el psiquiatra y farmacólogo Jorge Mario Tamayo, quien además afirmó que el fenómeno puede estar relacionado con otras enfermedades como trastorno bipolar o esquizofrenia.

“No todos los casos de suicidio consumado, intento de suicidio o ideas suicidas se deben a la depresión. Hay muchas enfermedades psiquiátricas que también terminan en ese desenlace, como es el trastorno bipolar o la esquizofrenia, sin embargo, hay otras condiciones donde lo que predomina es el pobre control de impulsos, trastornos de personalidad o simplemente inmadurez cerebral. Esta última es propia de los adolescentes, quienes están en pleno proceso de la conformación final de su cerebro adulto”, dijo el profesional.

Recomendado: Quienes intentan suicidarse tienen 50% de riesgo de reincidencia, reveló experta

Afirmó que el suceso se puede dar ante situaciones de pérdidas sustanciales de personas o de objetos que son muy importantes para el individuo.

“Si no hay una adecuada maduración cerebral o si es un adulto pero no aprendió a manejar de manera adecuada las frustraciones, puede haber actos impulsivos que lo lleven a quitarse la vida sin que necesariamente lo haya planeado por mucho tiempo. Eso es normalmente y lo que vemos en los adolescentes. Esto no significa que la depresión esté ajena a esta realidad, porque es una de las enfermedades que más se acompaña de comportamientos suicidas, se calcula que un 20% de los pacientes pueden tenerlo en algún momento de su vida y claramente eso hay que evaluarlo para hacer un manejo oportuno y evitar ese tipo de desenlace”.

Lea también: La ‘reserva cognitiva’, clave para el tratamiento de trastornos mentales graves

Tamayo manifestó que el 37% de las personas que sufren de depresión están relacionadas con causas genéticas.

“Los factores ambientales también son muy importantes, se ha demostrado que en aquellas sociedades donde hay una gran descomposición del valor humano y la solidaridad o donde están afectadas las libertades individuales los casos de depresión son mayores que en aquellas sociedades que propenden por un buen ambiente para su población. No sería sorpresivo que las adversidades sociales estuviesen dando cuenta de esas mayores consultas por depresión. Sí es posible relacionar un entorno social adverso con mayor número de casos”.
 

Los mitos, principales retos en salud mental

El especialista aseguró que los mitos y estigmas alrededor de las enfermedades mentales y los medicamentos son el principal reto al que se enfrenta en el campo de la salud mental.

“El estigma a las enfermedades mentales es el mayor problema que tenemos en este momento, no es saber hacer el diagnóstico ni tener buenas herramientas farmacológicas o psicoterapeúticas, es el hecho de la creencia que tiene la gente, lo que ha llevado a que los pacientes no consulten de manera oportuna”.

Vea también: 12.000 consultas siquiátricas atendió la clínica El Prado en 2017

Explicó que son comunes las expresiones como ‘ponga de su parte’, ‘eso es algo mental’ o ‘usted mismo es capaz de salir adelante’, como manera de enfrentar una enfermedad mental.

Esto es absurdo. Es como si uno le dijera a un paciente con diabetes que depende de él o que trate de poner esa azúcar en la sangre en un nivel normal a punta de fuerza de voluntad. La depresión no se puede controlar solo con voluntad y entusiasmo, por lo tanto, hasta que no logremos educar bien a la sociedad, a los medios de comunicación, a los políticos y a los que definen las políticas de salud pública con respecto a la enfermedad y a la forma adecuada de abordarla, vamos a seguir viendo un subregistro y un subtratamiento dramático”.

De interés: En Quindío buscan herramientas tecnológicas para prevenir el suicidio

Respecto con los medicamentos, aseveró que el mito más frecuente es sobre la supuesta adicción que estos producen.

“Ningún antidepresivo tiene capacidad adictiva, ninguno de estos medicamentos puede usarse con estos fines y hay estudios que lo han demostrado. Trabajo mucho con drogodependientes y no conozco el primero que diga que está engarzado con algún antidepresivo, por el contrario, uno con los pacientes tiene que estar casi que peleando todos los días para evitar que suspendan el tratamiento y para insistir en la importancia de la adherencia al mismo. Hay razones neurobiológicas que nos permiten asegurar que no son adictivos, porque no actúan en la forma en que lo hacen las drogas de abuso y porque no hay ningún síndrome de abstinencia después de la suspensión de los medicamentos”.

Recomendado: Prevención del suicidio, responsabilidad de todos

Finalmente aclaró que estas sustancias pueden producir un síndrome de descontinuación, donde los pacientes pueden sentir mareos, calambres o corrientazos.

“De ninguna manera es un síndrome de abstinencia por dejar de consumir una droga de abuso. Lo otro es que con el abandono del medicamento, porque ya se sienten bien pasados varios días o semanas, la enfermedad vuelve a aparecer. Como todas las otras patologías crónicas, en medicina no tiene cura y se requiere un tratamiento sostenido como profiláctico, para evitar que vuelva a aparecer, pero eso no tiene nada que ver con adicción”.


Tatiana Palacio Mejía
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net