Sabado, 22 Sep,2018

General / ENE 19 2012 / Hace 6 Años

46% de los adolescentes padece fobia social

El problema se caracteriza por tener mayor probabilidad de insatisfacción con las actividades principales, la vida familiar, el nivel de ingresos, las relaciones interpersonales y las actividades que se realizan en el tiempo libre.
46% de los adolescentes padece fobia social

archivo particular El manejo del problema debe realizarse por un especialista a tiempo debido a que los adolescentes afectados pueden llegar al suicidio.

Detrás de una supuesta timidez puede esconderse la fobia social, un trastorno emocional que puede comprometer seriamente el bienestar de un adolescente.

“La depresión, muchas veces, socia de la fobia social, marca una etapa en los jóvenes que no encuentran momentáneamente el rumbo. Esto deja a un lado los conceptos de estabilidad emocional y reduce la calidad de vida, no solo del joven sino también de su entorno”, explicó la sicóloga Natalia Lavalle Figueroa.

Debido a que diferentes estudios realizados en distintos países ubican a la fobia social como un trastorno de ansiedad de alta prevalencia (entre el 5% y el 7% anual); y dado que no solo se trataría del trastorno de ansiedad más común, sino que sería uno de los trastornos psiquiátricos más frecuentes, en este último tiempo ha habido un creciente interés en esta patología que muchas veces permanece sin diagnosticar.

“Estudios realizados sobre el tema comprueban que existen dos tipo de consecuencias de la fobia social: el subtipo relacionado solo con temores para hablar frente a un grupo pequeño o grande de personas, y la forma compleja o generalizada en donde aparecen temores en otras áreas, por ejemplo: comer en público o escribir mientras otros están observando. Generalmente este tipo de trastorno se da en personas jóvenes y del sexo femenino. Y la prevalencia es del 7%, mientras que para la forma generalizada es del 5,9%, es decir, que aproximadamente un 54% de las personas con fobia social presentan el subtipo asociado con temores para hablar en público, y el 46% presenta la forma compleja o generalizada, que sería a su vez la más discapacitante”, aseguró Lavalle Figueroa.

A su vez, la fobia social, y principalmente la forma generalizada, se relaciona con un gran deterioro en diferentes áreas (actividad escolar o laboral, actividades diarias, relaciones interpersonales). Además, en general en estas personas se observa una mayor dificultad, una reducción o la necesidad de realizar mayores esfuerzos para desempeñar las actividades diarias.

“Es importante que los padres de familia aprendan a identificar el problema desde sus inicios, debido que esto puede afectar la interacción en todos los campos de desarrollo de los jóvenes”, indicó la sicóloga.

En cuanto al grado de satisfacción que experimentan estas personas, la fobia social se asocia con una mayor probabilidad de insatisfacción con las actividades principales, la vida familiar, el nivel de ingresos, las relaciones interpersonales y las actividades que se realizan en el tiempo libre.

Un diagnóstico de fobia social se asocia con una mayor probabilidad de deterioro en la calidad de vida, principalmente en el caso de los niños, presentan mayores dificultades escolares, y una mayor probabilidad de repetir o de abandonar los estudios.


Consecuencias

Las consecuencias en el proceso de adaptación del adolescente son graves, se puede destacar el bajo rendimiento académico y el abandono escolar, el desarrollo de otros trastornos de ansiedad y del estado de ánimo o el inicio en el consumo de alcohol u otras sustancias tóxicas.

“Tampoco podemos olvidar que este tipo de problemas en la adolescencia puede afectar en la vida adulta y por consiguiente sufrimiento en todos los miembros de la familia, generando en él un estado de aislamiento del grupo al que pertenece afectando las relaciones sociales y laborales”, aseveró la especialista.

El niño o adolescente con el trastorno suele presentar miedo a hablar, a leer, a comer, a escribir en público, miedo a jugar, a usar servicios públicos, a hablar a figuras de autoridad y a relacionarse en situaciones formales. Las reacciones emocionales desadaptativas suelen ser severas que incluyen dolor de cabeza y de estómago, ataques de pánico ocasionales, llantos, respuestas de escape y evitación, etc.

“Los casos más tempranos que cumplen los criterios para el diagnóstico del trastorno presentan una edad que se sitúa entre los 8 y los 12 años, encontrándose el mayor número de casos entre los 14 y los 16 años en los estudios epidemiológicos realizados”, concluyó Natalia Lavalle Figueroa.

Los especialistas recomiendan a los maestros implementar programas escolares que permitan identificar y tratar la fobia social en la niñez y la adolescencia lo que ha su vez permitiría prevenir los problemas escolares y el suicidio.


Tratamiento


-Visitar un sicólogo.
-Terapia de grupo.
-Terapia con fármacos.


Terapia

• Comprobar que no se es único.

• Independencia del paciente, es él quien se resuelve los problemas no tiene que esperar la guía personalizada del terapeuta.

• Compromiso público para el cambio, que comporta la presión del grupo para cambiar.

• Motivación al cambio por el éxito de los demás. Les ayuda a creer en las técnicas que se emplean.

• Beneficio de que hay otras personas para crear situaciones sociales diversas.

• Se puede mantener el rechazo o el hecho de reconocer el síntoma de ansiedad que no se da en la situación social.


Por: Yaqueline Hurtado Domínguez


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net