Armenia / Octubre 15 de 2013

“Políticos, aprendan a escuchar y no negocien sus principios”

El párroco de la catedral La Inmaculada, Carlos Arturo Quintero, invitó a los políticos a no dejarse llevar por la palabrería ni por las promesas electorales durante el tedeum de los 124 años de Armenia que se celebró ayer en la iglesia San Francisco de Asís.

En su discurso, el sacerdote dijo que la ‘Ciudad Milagro’ ha perdido la estética y la nobleza de la que habla el himno por la intolerancia, la permisividad, la falta de cultura en muchos ciudadanos y la politiquería.

Aseguró que se necesita la unión de esfuerzos institucionales que permitan encontrar un nuevo amanecer y soñar una ciudad próspera donde haya lugar para todos.

Asimismo, les recordó a los gobernantes de Armenia que un auténtico líder no puede negociar los principios ni valores.

“Ustedes queridos políticos, miembros de la Policía y el Ejército: aprendan a escuchar y no negocien sus principios, defiendan la vida, proclamen la verdad, trabajen por la justicia, combatan la corrupción, limen asperezas políticas y trabajen por la unidad y la convivencia pacífica”.

“Armenia necesita un aire espiritual”

El religioso afirmó que la capital quindiana necesita un aire espiritual y crecer en tolerancia, perdón, reconciliación, respeto, amor por la vida y en esperanza.

“Cuando recorremos a Armenia y la vemos empañada del drama de la indigencia nos damos cuenta que falta generar procesos que animen realmente el dolor y el sufrimiento de los hermanos que viven en extrema pobreza”, reflexionó.

Resaltó que falta incentivar la fe y la esperanza de vivir en quienes se suicidan y cuestionó la responsabilidad de las familias y de los procesos pedagógicos por las personas que están sumidas en la drogadicción, el alcoholismo y la prostitución.

Destacó que se trata de un problema que no solo ataca a los mandatarios, sino a todos los ciudadanos.

“Permítanme traer la palabra de la carta de san Pablo Romano cuando dice ‘si sacamos a Dios de nuestras ciudades llegará a nuestra vida el miedo, la inseguridad, la desconfianza’, y esto es lo que se contempla en niños y jóvenes que le buscan la solución a los problemas en el suicidio”, expresó.

Concluyó que América latina vive una crisis de liderazgo y que hay que formar a las futuras generaciones desde la honestidad, la transparencia, la verdad y la justicia, y que esa crisis se puede observar en la pérdida de autoridad moral, en el fenómeno de la corrupción, en la falta de armonía, equilibrio, decisiones, y en el afán de agradar a los ciudadanos.

Enviar | Imprimir |

COMENTAR ESTE NOTA

Otras Noticias

En el Quindío 96 personas privadas de la libertad permanecen en salas de detención temporal bajo custodia de la Policía, aunque jueces de Garantías del departamento han ordenado que sean cobijados con medida de aseguramiento en centros carcelarios.