Lunes, 14 Oct,2019
La Salida / AGO 10 2019 / hace 2 meses

Addisontrio + uno, una banda de música creativa en la región

Inicialmente, el grupo se dedicó al estudio e investigación del lenguaje del jazz y otros géneros.

Addisontrio + uno, una banda de música creativa en la región

Piano, batería, bajo y guitarra eléctrica le dan forma a esta estructura musical que rompe esquemas con sus sonidos.

Addisontrio + uno es una banda que fusiona varios ritmos de manera experimental, conocido como música creativa, la cual se forma a partir de la investigación y unión  de sonidos. Cuatro integrantes hacen parte de esta agrupación musical que tiene dos años en la región, acompañando eventos y dánsose a conocer.  LA CRÓNICA habló con el director de la banda para conocer detalles sobre su música, su formato instrumental y sus integrantes. 

Recomendado: 
Johan Santiago representará al Quindío en el Cuyabrito de Oro


¿Quiénes conforman la banda?

En un principio, fuimos Addisontrio y éramos tres: Álvaro Javier Ocampo Sepúlveda, el bajista quien es ingeniero de sistemas y ha estudiado música en algunos institutos de reconocimiento y toca música góspel en algunas iglesias de la ciudad y con grupos de este género; Gabriel Ocampo Sepúlveda, el baterista, que es profesor de la universidad del Quindío, con doctorado en filosofía, además estudió música en Londres; y yo Addison Deivy López Borja, soy productor, compositor, líder y director musical del grupo. Estudié música en la universidad tecnológica de Pereira, soy el pianista de la banda y he pertenecido a diversos grupos musicales de góspel, latin jazz, a la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil en el año 2003. 

Ahora, tenemos un integrante nuevo, y el formato instrumental de trío pasó a cuarteto con la guitarra eléctrica que trae Julián Restrepo Duque, profesor de la UTP y de la universidad Libre de Pereira, quien llega con este novedoso color a ampliar la sonoridad del grupo. Él se presentó con nosotros en el quinto Festival Uniquindiano de Jazz y Músicas del Mundo, y fue tal el éxito que ahora hace parte de este proyecto.

¿Qué géneros fusionan? 
Principalmente jazz, blues, ritmos latinos, música europea un poco más clásica; por todo ello, nuestro formato es conocido como música creativa, basada en la investigación de colores y mapas sonoros que nos ayudan a enriquecer nuestra agrupación.

¿Cómo nacen?
 Tres amigos amantes de la música que un día nos reunimos con el ánimo de estudiar el lenguaje del jazz e investigar sobre otros géneros y sonidos para trascender a nivel académico y musical, y terminamos formando el grupo. 

De su interés: Mónica Adela, ganadora en el Festival Hatoviejo Cotrafa

¿Por qué se llama Addisontrio?

Cuando nos reunimos nunca pensamos llegar a ser un grupo musical, solo teníamos la intención de investigar, estudiar y descubrir en torno a la música; pero luego tomamos esa decisión y en el afán de buscar un nombre, encontramos este, que aunque no parezca, es muy común en este tipo de formatos. Nos pareció -valga la redundancia- sonoro, pero el proyecto es de todo el equipo, se gesta, nace, crece y se forma a partir de 3 personas que aportan desde sus conocimientos. 

¿Quién escribe?
Tenemos unas composiciones que se han creado de una forma muy particular porque yo estructuro la idea y la melodía, y a partir de ese esquema, todos empezamos a construir las canciones y darle la forma con la que todos quedamos contentos. Siempre es un trabajo en equipo que disfrutamos mucho. 

¿Cuántas canciones han compuesto y cuáles son?
Todas las canciones son nuestras. Tenemos 5: ‘Vals para ella’, ‘Mucho más queso’, ‘Tarde como siempre’, ‘Apócrifo’ y ‘Recuerdos’.

¿Dónde las grabaron?
En Medellín, con el productor Jaime Alberto Sáenz, de Sáenz Studio.

Le puede interesar: Instinto, un álbum lleno de fusiones

¿Dónde se pueden escuchar?

En cuatro de las plataformas más conocidas que son Spotify, Deezer, Youtube y Apple music. Se encuentran escribiendo Addisontrio y se pueden escuchar de manera gratuita. Como bien sabemos, hoy en día en la industria musical, los álbumes físicos están obsoletos, precisamente por las nuevas tendencias musicales de las plataformas de audio y video digitales. Ahora los productores hacen las grabaciones y suben todo a estas plataformas que por lo general, se cobran al ser descargadas o simplemente se paga por la membresía premium para escuchar y descargar las canciones las veces que desee. Para los artistas nuevos que se están dando a conocer, más que ganar dinero, están allí para ser conocidos y lograr convocar a conciertos y otro tipo de eventos donde son invitados y donde se ganan un poco más de dinero por el reconocimiento. 

¿En dónde se han presentado?
En Armenia nos hemos presentado en diversos lugares y festivales que ha organizado la Uniquindío, y en sitos que impulsan la cultura como Teatro Azul, café La cabra loca, entre otros. Hemos sido invitados a varios festivales en el Eje Cafetero -Armenia, Pereira y Manizales-. El Festival Orígenes, nuestros sonidos, nos invitó a ser parte de las agrupaciones que se presentaron, pero además como talleristas para dar algunas clases de música. 

¿Qué proyectos se vienen?
Estamos invitados al Pacífico, al Festival de Jazz que hacen en Buenaventura, queremos ir también a Sevijazz, el Festival de Jazz de Sevilla, Valle,  y tenemos varios compromisos en la agenda que queremos ir trabajando para ser parte de estos eventos culturales que se hacen en el Eje Cafetero y otras regiones. En Bogotá tenemos algunos eventos pendientes. En este momento más que nada, el grupo está en proceso de darse a conocer, por eso no estamos en trabajo de pre-producción, más bien nuestro enfoque es la post-producción, difundiendo y promocionando nuestro álbum y nuestro trabajo en musicales y conciertos. Con la llegada de la guitarra eléctrica, estamos buscando ampliar mucho más nuestro espectro musical. 

Vea otra Salida: Santiago Muñoz y Juan J. Zuluaga, en un show de música colombiana alejada del tradicionalismo

¿Cómo es acogido este tipo de música en el departamento?

Llevo 5 años viviendo en Armenia,  trabajo como docente aquí, y la lectura que puedo hacer del Quindío es que es una región donde no se recibe mucho apoyo ni fortalecimiento a la cultura, especialmente al área de la música,  por parte de las entidades públicas; pero lo que sí se ve es que hay grupos de personas independientes o instituciones privadas que gestionan y logran abrir escenarios culturales y musicales para dar a  conocer nuevos talentos y apoyar los grupos nacientes, principalmente, en este tipo de música que no es tan fácil introducir porque no es  comercial y las personas no están acostumbradas a escuchar, ya que no suena en las emisoras; sin embargo, la región tiene un alto nivel cultural, la gente es muy perceptiva a los nuevos procesos musicales, y en la actualidad, en el Eje Cafetero se están impulsando nuevas corrientes del jazz, de la música creativa e instrumental. 

Cada vez se ve más gente en el Quindío a quienes les gusta, asisten a las convocatorias y se sorprenden al descubrir talento que desconocían, pues la región se está perfilando a nivel nacional con artistas que están recorriendo otras ciudades y muestran al departamento como un desarrollador de talentos que impulsa nuevos proyectos, llevando la música a la vanguardia de la industria musical y cultural. 
 

Lorena Zapata López
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net