Viernes, 22 Jun,2018

Cine / DIC 17 2017 / Hace 6 Meses

Animales Nocturnos: Desvelo

Animales Nocturnos es la segunda película de Tom Ford, en la que el pasado y la ficción se unen para agobiar a una mujer.

Animales Nocturnos: Desvelo

Tony, su esposa Laura y su hija adolescente India emprendieron un viaje en auto, que los llevó hasta una solitaria vía, en medio de la noche. Entre las discusiones normales de familia, un grupo de jóvenes problema los saca del monótono camino, para enfrentarlos con el miedo de sentirse amenazados.

Después de gritos e intentos fallidos por conciliar, los hombres toman como rehenes a las dos mujeres, dejando a Tony custodiado por un silencioso chico que se ofrece en ayudarle, pero que lo deja desvalido en medio de la nada.

Recomendado: The Grand Hotel Budapest: La belleza del detalle

Esta situación atemoriza a Susan Morrow, una exitosa artista, dueña de una galería, que ha recibido esta historia en el manuscrito del primer libro de su ex marido, a quien no ve hace casi 20 años. Sentir la madurez de sus letras la impacta, así como el suspenso de no saber nada más de él, solamente el terrorífico cuento que ha rondado su mente, y que le dedica en la primera página.

La culpa se ve en sus ojos, que se levantan de las hojas solo cuando se siente intimidada; su vida parece ser una simple exposición y su alma busca un perdón del autor, que vaya más allá de leer su ópera prima.

Nocturnal Animals o Animales Nocturnos es la segunda película que dirige Tom Ford, un diseñador de modas que estuvo a cargo de los departamentos creativos de marcas tan importantes como Gucci e Yves Saint Laurent. Su esencia estética se nota en toda la cinta, que a pesar de ser sombría, luce elegante.

Le puede interesar: Star Wars rompe récords en EE.UU. y recauda 45 millones de dólares en noche de estreno

Está protagonizada por Amy Adams, como Susan, y Jake Gyllenhal como Tony, el personaje del libro, y como Edward, el ex marido de Susan, que lo escribió. En este planteamiento, la película de 2016 se constituye como un thriller psicológico, ya que la representación de la historia con la que se encuentra el espectador es, precisamente, la imagen que ha decidido usar la protagonista para ilustrar lo que lee.

Y es que pareciera que Ford tenía la intención de mostrarnos la inmensidad de las emociones de la mujer que se ve fuerte por fuera, debido a su éxito, pero que en las noches no puede conciliar el sueño, y que, con la llegada del libro, tiene una buena excusa para pasar de largo, pues está redescubriendo al hombre con el que no tuvo un final feliz, debido a que siempre lo consideró inferior.

Vea también: 
Coco, una película para no olvidar

El suspenso es la esencia de la trama, tanto de la situación que es real, como de la historia del hombre que después de perder a su familia, busca venganza. En ese aparte se destaca el personaje de Michael Shannon, quien encarna a un policía que se ofrece a llegar hasta las últimas consecuencias para cobrar el daño. Las zonas rurales, el desierto y las carreteras estadounidenses son las locaciones primordiales de este lado de la historia, que además otorgan todo el ambiente de relato de terror.

Por su parte, en el mundo de Susan, los planos generales no son muy utilizados, ya que constantemente se está ahondando en la protagonista, en sus vivencias presentes y en varios recuerdos de sus días de estudiante.

La cámara se abre a la escenografía únicamente cuando los lugares tienen cierto subtexto en la trama, y estos, gracias a los orígenes de su director, son elaborados, precisos e importantes para redondear la historia.

Recomendado: Perseguir para encontrarse

Ford también fue el encargado de adaptar el guión, que está inspirado en la novela Tony and Susan, del escritor Austin Wright, por el que tuvo varias nominaciones en ceremonias de premios de la Crítica, así como al Globo de Oro y al Bafta, que también lo incluyeron en las categorías de Mejor Director de 2016.

Entre los actores es necesario exaltar a Amy Adams, que a pesar de haber sido ignorada por la mayoría de premios importantes ese año, es la esencia de la película y quien crea el vínculo con el público, comunicándole sus sentimientos de agobio, intriga y desconsuelo con sus gestos y palabras. A su vez, Gyllenhal lo hace muy bien, como ya es su costumbre, aunque este no alcanza a ser el papel de su carrera.

Vea también: Amor Animal

Animales Nocturnos es de verdad una pieza atrapante emocionalmente, que no está creada para tener una única interpretación. Es un punto de encuentro entre la reflexión y análisis que hace la misma protagonista acerca de su vida, con la reflexión que desencadena esta historia en quien la vea. En lo que muchos pueden estar de acuerdo es en el poder que tiene la culpa para arrebatar el sueño de los más exitosos, y en el don que se le ha entregado a la venganza, para volver a dormir tranquilo.



Camila Caicedo
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net