Jueves, 19 Sep,2019
19 años del terremoto / ENE 25 2018 / hace 1 año

“Armenia tiene una deuda histórica con el estudio de microzonificación sísmica”: SIQ

Uriel Orjuela señaló que desde la Sociedad de Ingenieros del Quindío, SIQ, han planteado a los alcaldes la necesidad de realizar la investigación.

“Armenia tiene una deuda histórica con el estudio de microzonificación sísmica”: SIQ

El 62,49% de las viviendas de Armenia se desplomaron en el terremoto de 1999.

Uriel Orjuela, presidente de la Sociedad de Ingenieros del Quindío, SIQ, precisó que Armenia tiene una deuda histórica, pues no ha realizado el estudio de microzonificación sísmica, que permitiría establecer medidas específicas para aplicar en el crecimiento de la capital quindiana, que se encuentra dentro de las ciudades del país con mayor riesgo al ser atravesada por las fallas Armenia y El Danubio.

“Existe la necesidad de actualizar los estudios de microzonificación sísmica y geotécnica, con el fin de poder sacar reglamentaciones específicas en la capital quindiana, que incluso podrían estar por encima de la norma nacional del momento dadas las condiciones particulares, estoy hablando específicamente de la ciudad que ya existe y que está construida sobre la falla Armenia y El Danubio”.

Recomendado de archivo: Armenia sin estudios de microzonificación sísmica

Agregó: “No podemos taparnos los ojos porque tenemos una realidad y la única forma de poder actualizarnos es haciendo los estudios, que nos pueden llevar a plantear incluso nuevos sistemas de construcción livianos o reforzamiento de los que hay, no podemos seguir parando el desarrollo de la ciudad o no definirle a los propietarios qué va a pasar con sus construcciones, porque básicamente hay unas zonas ahí congeladas”.

Orjuela explicó que la ciudad se ha construido desde el año 1984 con el código de la Norma Sismo Resistente, NSR, para zonas de riesgo sísmico alto. La norma fue modificada en 1999 antes del terremoto, luego en el 2010 y ahora se espera una actualización en 2019.

Le puede interesar: 197 proyectos de reconstrucción de templos se hicieron en el Eje Cafetero 
 

¿Qué es la microzonificación?

Hugo Monsalve, director del Observatorio Sismológico de la universidad del Quindío, explicó que la microzonificación es un complejo estudio de la geofísica, geología y geotécnica de una ciudad o de un sitio con el que se busca principalmente encontrar la respuesta dinámica en la propagación de ondas de un sismo en los diferentes suelos.

“La importancia del estudio radica en que se delimitan los efectos del sitio, es decir, si el suelo es consistente o más blando al paso de una onda sísmica. Desde hace siete años se está hablando con la alcaldía en el sentido de que la norma NSR – 10 obliga a los municipios a tener microzonificación para armonizarla con el código e insistimos a la administración municipal la necesidad de actualizar el estudio”.

Vea también: Vivieron el sismo mientras gobernaban

El director señaló que una vez se tengan los recursos para iniciar la investigación, deben conseguirse especialistas de campos como la geofísica, geotecnia, ingeniera sísmica y sismólogos. Los expertos se coordinarían a través del centro de investigaciones de la facultad de Ingeniería y extensión de la universidad del Quindío.
 

$5.000 millones para empezar el estudio

Claudia Milena Hincapié, directora del Departamento Administrativo de Planeación Municipal, precisó que el Plan de Ordenamiento Territorial, POT, desde el 2009 dejó la responsabilidad en el municipio de adelantar estudios de microzonificación sísmica y estudio de riesgo.

“En un convenio con la gobernación del Quindío se presentó la posibilidad de unir esfuerzos con diferentes municipios para actualizar la cartografía y cumplir con ese requisito previo a los estudios de microzonificación. Para hacerlos se tienen que buscar recursos a nivel nacional porque es muy alto el costo, son $5.000 millones”.

Vea también: Diócesis de Armenia, con los afectados por el sismo

La directora indicó que a finales de diciembre de 2017 radicaron el proyecto para realizar el estudio ante el Departamento Nacional de Planeación, DNP, buscando gestionar los recursos necesarios para llevarlo a cabo.

“Nosotros hace poco tuvimos una reunión con la universidad del Quindío que nos viene asesorando en cómo podría ser el estudio de microzonificación, también el estudio que se requiere de la falla Armenia, que es otro de los requisitos del POT. El municipio ve la necesidad de avanzar en este tema tan importante para la seguridad de todos los ciudadanos”.

Recomendado de archivo: Las enseñanzas que nos dejó el terremoto del 25 de enero de 1999

Agregó: “También estamos avanzando con el plan parcial de renovación urbana, que es un estudio que está pendiente. Esperamos que junto a la Uniquindío hagamos grandes esfuerzos para cumplir y avanzar durante este semestre”.
 

Estudios realizados tras el terremoto

La SIQ cumplió un papel vital en varias etapas posteriores al terremoto. En la primera fase, la de emergencia, les correspondió dirigir la operación de revisión de todas las edificaciones con comisiones de ingenieros de la región, Colombia y el mundo.
 

“En ese momento barrimos 46.466 edificaciones, hicimos todas las evaluaciones para poder recomendar al alcalde de la ciudad cuáles viviendas debían ser demolidas, en cuáles había que hacer un estudio más detallado y cuáles podrían ser habitadas”, precisó el presidente de la SIQ, Uriel Orjuela.


El gremio se dedicó posteriormente a hacer una serie de estudios para entender cuáles habían sido las causas por las que el sismo generó una afectación tan grande y con el apoyo de la Corporación Autónoma Regional del Quindío, CRQ, y la alcaldía de Armenia se desarrollaron.

“El primer estudio se enfocó en la evaluación de los daños del sismo y arrojó como conclusión, que fue un efecto combinado de un sismo de buena magnitud, muy superficial, en una zona con una topografía tremenda como la nuestra —donde ese cambio dispara o incrementa la onda sísmica afectando unos sectores más que otros—, construcciones en zonas de rellenos, viviendas construidas sin norma sismorresistente, es decir, hechas antes de 1984, que fue cuando apareció el código en Colombia, mala calidad en los materiales y lo más importante es que en esa evaluación encontramos una correlación directa del por qué en sectores como el barrio La Brasilia y el centro de la ciudad se vieron fuertemente afectados”.

Recomendado: Diócesis de Armenia, con los afectados por el sismo

Con los resultados se desarrolló una guía de diligenciamiento para evaluaciones de las zonas afectadas por el movimiento telúrico y otros eventos naturales. Después se hizo una guía para formular la evaluación geotécnica que les preocupa a los ingenieros por la condición topográfica de la ciudad.

 

“Esta información hemos podido aportársela a otros casos de sismos en el mundo como Haití y Perú, para que a través de tales manuales, producto de nuestra experiencia, puedan atender y evaluar la situación en un momento de emergencia”.


En 2005 hicieron otra investigación para mirar cuál era el efecto de la amplificación de la onda sísmica en zonas de ladera, cerca a las quebradas. “Ese estudio nos arrojó el concepto de que por el cambio topográfico en los taludes aumenta la onda y obviamente esas construcciones, especialmente las que están ubicadas en las zonas de invasión sobre las cañadas de la ciudad, son las que tienen un alto grado de vulnerabilidad, porque no cumplen ninguna norma de sismorresistencia”, advirtió Orjuela.


Viviendas afectadas en el sismo

En el libro La administración de una tragedia, del ingeniero civil Jorge Iván Salazar, se recopilan todos los datos sobre el estado en el que quedaron las edificaciones de la ciudad tras el terremoto, siendo la vivienda el sector que se vio más afectado. “Teniendo en cuenta que en Armenia existían 67.111 viviendas, se puede concluir que el 62,49% de estas quedaron afectadas. En lo que respecta a la vivienda rural, se tiene que 6.684 fueron afectadas en la zona de desastre, 3.523 correspondieron al Quindío —sector cafetero— y en el sector no cafetero, en la ciudad de Armenia, resultaron afectadas 176 fincas”.

El autor resalta que la ciudad conocía que había logrado parte de su progreso urbanístico en zonas de alto riesgo natural por actividad sísmico volcánica y/o inestabilidad de suelos y solo un día antes del terremoto se aprobó el POT, en el cual quedó consagrado que en estas zonas no se permitiría, hacia el futuro, ninguna actuación urbanística, salvo para manejo ecológico y mejoramiento para utilizarlo en beneficio público.


Primer POT de Armenia

Jorge Iván Salazar Palacio, ingeniero civil, constructor y excurador, quien además participó en la construcción del primer POT de Armenia, indicó que fue aprobado un día antes del terremoto de 1999.

“Algo muy importante, que se me viene a la memoria, es que estábamos viendo torear al Juli, que en ese momento tendría unos 19 años, y nos avisaron que el concejo municipal acababa de aprobar el POT, que como lo mandaba la ley 388 de 1997 lo tenían que hacer todos los municipios de Colombia en un plazo determinado y Armenia fue el único municipio que cumplió con esa normatividad, el gobierno nacional tuvo luego que alargar los plazos. El POT se aprobó el domingo y el lunes siguiente ocurrió el terremoto”.

“Hay dos teorías, la primera es que hicimos un POT para una ciudad que ya no existía porque Armenia quedó destruida en un gran porcentaje y la otra es que menos mal teníamos el POT, porque así podíamos saber cómo ordenadamente íbamos a reconstruir la ciudad; yo soy partidario de esta última”, manifestó el ingeniero civil.

Salazar Palacio resaltó que temas como el de la falla Armenia se incluyeron en el plan de 1999, especificando que era una franja de la ciudad que parte del parque Uribe hasta Hojas Anchas, pasando por los puentes de la 26 y esa es una zona donde no se puede construir y donde hay que hacer un análisis detallado de microsismisidad.

De archivo: Exdirector de la Defensa Civil habla del terremoto de 1999: un sueño cifrado

“Cada vez tenemos que ajustar más los planes de ordenamiento a muchos temas, por ejemplo, ambientales y sísmicos. El país tiene una norma muy importante que es la sismorresistente, si cumplimos el código y el POT estamos cumpliendo toda la normatividad y construyendo en forma segura para los habitantes, que es la responsabilidad de nosotros los constructores”.


Crecimiento de la ciudad

Según la directora de Planeación Municipal, el crecimiento de la ciudad después del terremoto ha sido bastante elevado. “Es una de las preocupaciones de la actual administración, junto al hecho de no haber realizado oportunamente los estudios de microzonificación, que nos permiten tener una tranquilidad para que las construcciones cumplan los lineamientos que arroje la investigación, porque más allá del estudio del suelo, se requiere el de microzonificación, que no es un capricho sino una necesidad”.

La funcionaria precisó que paralelo al crecimiento de la población, la construcción en la zona urbana aumentó cerca del 80%.

 

Karol Moreno García
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net