Sabado, 15 Dic,2018

Región / FEB 20 2014 / Hace 4 Años

Ati Quigua, la candidata al Senado de la sierra nevada

Ha sido dos veces concejal de Bogotá y recorre el país en bus vestida como sus ancestros los Arhuacos, buscando el voto dentro de la circunscripción especial indígena, que elegirá dos senadores de la República. Ati Quigua pasó por LA CRÓNICA.

Ati Quigua, la candidata al Senado de la sierra nevada

Ati Quigua ha sido concejal de Bogotá en varias oportunidades.

¿Usted es de la sierra nevada de Santa Marta, desde allí qué le está proponiendo al país?
Básicamente restaurar la relación con la madre tierra. El mayor aporte que ha hecho la mujer a la humanidad es la domesticación de la primera semilla hace 10 mil años de donde surgió la agricultura que viene del culto a la tierra y a la vida. Es por eso que es la base de identidad de todos los pueblos indígenas del mundo. Hoy, ante la crisis del agro que vive nuestro país qué importante es recordar todo el proceso de crianza de la semilla.

Nosotros hablamos de esta crianza porque hicimos ciudades y civilizaciones en torno a este proceso. Teyuna que es nuestra ciudad sagrada, es un complejo de terrazas para criar las semillas que son caminos que comunican el mar con la nieve, en el Perú tenemos ciudades en forma de maíz y de esta manera el culto a la tierra alrededor de los alimentos hemos cuidado la salud de nuestra familia y alrededor de celebrar las cosechas hicimos civilizaciones, de tal manera que el primer tema en el Congreso será la tierra y sus derechos. 

Hemos perdido la dignidad después de ser colonizados y arrancados del cordón umbilical de nuestra madre y ahora muchos quieren entregarle nuestro patrimonio natural a las transnacionales.

 

¿Cómo actuar desde el Congreso para mejorar esa relación con la tierra?
Mediante leyes y debates de control político. Estamos proponiendo cuatro iniciativas de ley: la primera una de ordenamiento hidrográfico, la segunda una que promueva el cuidado de nuestras semillas nativas ante la amenaza del protocolo de bioseguridad y la patente vegetal ya que muchas transnacionales se apoderaron de la coca y el yagé, así como los conocimientos locales. La tercera propuesta es un aire limpio y la cuarta, autonomía y libertad energética. Son propuestas que tienen que ver con los elementos.

 

¿Quién es Ati Quigua?
Es una mujer arhuaca que quiere compartir todo un legado de paz, es administradora pública con magíster en gobierno y políticas públicas de la universidad del Rosario, fue concejal de Bogotá y pude dejarle a la capital una política del agua y garantizarle el recurso a 250 mil familias de estratos 1 y 2, hacer el acuerdo de los mercados campesinos, de protección de la semilla nativa y desde luego trabajar por las comunidades indígenas.

Soy una persona que representa a la generación de hoy que está totalmente convencida que nuestro mayor patrimonio es la biodiversidad y que la creatividad es una alternativa del estrativismo. Quiero proponer una visión de humanidad y que se conozca a nuestro país por ser tradicional a la hora de demostrarle amor a la tierra. El país necesita cuidar sus semillas, a sus ancestros, a sus recursos.

 

¿Cuándo salió de su comunidad y por qué se dedica a la política?
Realmente es una historia triste, yo salgo de mi comunidad y mi familia tiene que afrontar en el departamento de Cesar una situación muy dura ya que mi madre es amenazada por un importante líder de la sierra nevada de Santa Marta. Llego a Bogotá me encontré con muchas familias de todo Colombia que vivieron esta misma experiencia y decido que hay que trabajar para que se visibilice esta situación y asumo no solo mi condición de sufrir un momento de estos sino que podamos contribuir con cultura y con nuestra visión.

 

¿Cómo puede uno en Armenia o el Quindío votar por Ati Quigua?
Tienen que buscar en la parte inferior del tarjetón —circunscripción especial comunidades indígenas— ubicar la hoja de coca que nos representa y el nombre Organización de los Pueblos Indígenas de la Amazonía, Opiac, y marcan el número 202, es la manera de ofrendar el voto a la madre tierra, es elegir el camino de reconciliación con ella como un camino de humanidad y de país.

 

¿Puede votar cualquier persona?
Claro que sí, lo puede hacer cualquiera sin importar en qué municipio esté. Para nosotros es un gran honor que en cualquier parte del planeta los colombianos pueden marcar su voto por Ati Quigua, incluso ya se han organizado grupos internacionales. Puede haber resonancia de este sentimiento, de que somos hijos de la tierra, de que somos agua, es una identidad que va mucho más acorde con lo que realmente somos.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net