Miércoles, 19 Jun,2019
Armenia / ENE 01 2019 / hace 5 meses

Cambio, liderazgo y unión, claves para sacar adelante al Quindío: Obispo de Armenia

Monseñor Carlos Arturo Quintero Gómez habló con LA CRÓNICA sobre los retos que tiene el departamento en el nuevo año.

Cambio, liderazgo y unión, claves para sacar adelante al Quindío: Obispo de Armenia

Quintero Gómez fue designado el pasado 12 de diciembre obispo de Armenia Foto : Archivo LA CRÓNICA

El año que inicia este martes presenta numerosos retos para Armenia y el Quindío. Luego de un 2018 turbulento, en el que la confianza de la ciudadanía quedó golpeada por el caos de corrupción a nivel local y regional, y con problemáticas sociales fuertes como el desempleo, el suicidio y el consumo de sustancias psicoactivas, el trabajo se centra en recuperar la esperanza en la población del departamento.

LA CRÓNICA habló al respecto con monseñor Carlos Arturo Quintero Gómez, quien el pasado 12 de diciembre fue nombrado como obispo de Armenia luego de desempeñarse por un año como administrador diocesano.

“Cuando yo veo este departamento y esta ciudad digo: aquí hay muchas oportunidades y las estamos desaprovechando. ¿Saben por qué? Porque la riqueza que tiene el Quindío es inigualable, pero el corazón del pueblo quindiano es un corazón hermosísimo, y tal vez no hemos ido al corazón de nuestra gente”, destacó el prelado con una voz que refleja esperanza y confianza en el futuro.

Vea también: Capturas por valorización, los cinco alcaldes y el hueco de la estación: Armenia termina un movido 2018

Quintero Gómez destacó que el quindiano es solidario por naturaleza y eso fue algo que se evidenció durante el terremoto de enero de 1999. Sin embargo, ese evento también dejó huellas imborrables en la psiquis de la población.

“Después del terremoto caímos en un asistencialismo que nos ha hecho mucho daño. Hoy ocupamos no solamente los primeros índices de suicidio, sino también de desempleo, de violencia intrafamiliar, de microtráfico, de consumo de drogas”, explicó.
 

La corrupción

¿Cómo recuperar la confianza de un pueblo que ya no cree en sus dirigentes? El obispo hizo énfasis en tres palabras que, como mantra, deben empezar a repetirse en todos los estamentos de la sociedad quindiana: Liderazgo de todos.

“El problema es que nosotros nos hemos quedado mirando solo una cara de la medalla. Nos quedamos mirando solamente hacia las instituciones gubernamentales y diciendo “allá hay corrupción, allí hay corrupción, arriba hay corrupción”. ¿Y mi corazón cómo está? ¿Y mi familia? ¿Y mi empresa?”, reflexionó.

Lea también: Entre audiencias, marchas, promesas y fuertes lluvias, Quindío vivió un agitado 2018

Agregó que en el departamento también hay realidades igual de preocupantes, pero poco se denuncian.

“En el Quindío hay empresas que están haciendo un trabajo muy bonito; pero también hay empresarios que duermen con el salario de los empleados. Hay personas que están trabajando de 7 de la mañana a 11 de la noche en los almacenes, con salarios de hambre. Hay extranjeros que ya son dueños de muchas de las propiedades en municipios como Salento y Filandia, y los quindianos ahora están trabajando para ellos con salarios de hambre. ¿Y quién controla eso? Eso también es corrupción”, puntualizó.

Añadió: “Yo pienso que aquí tiene que haber un liderazgo de todos. Yo me lo imagino así: el liderazgo político será fundamental, pero tenemos que formar a las futuras generaciones en un trabajo honesto, en un trabajo equitativo, en un trabajo soñado”.
 

Los retos

“Hay que trabajar en cuatro grandes frentes: la niñez, la juventud, la familia y nuestros abuelos”, fue la contundente respuesta de monseñor Quintero ante la pregunta de qué es lo primero que se debe hacer.

“A los niños hay que formarlos en valores para que mañana puedan regir los destinos de nuestra patria; a los jóvenes hay que ayudarlos en el cambio de chip, de mentalidad, para que puedan soñar la ciudad y el departamento y le aporten como hombres y mujeres cívicos. Apostarle a la cultura ciudadana, creer en que es posible la paz”, explicó.

Sobre la familia, recordó que en este contexto es que crecen los niños y los jóvenes, por lo que es importante trabajar en hacer que los lazos familiares sean más fuertes y se aporte así a la construcción del futuro ciudadano.

Vea también: Carlos Arturo Quintero, “No todo está perdido. El cambio tiene que nacer en mí”

“Y naturalmente los abuelos porque cuando nos olvidamos de ellos, nos olvidamos de la historia. Y cuando los relegamos, los hacemos a un lado, pierde la ciudad, pierde el departamento y pierde la sociedad en general”, puntualizó.

Agregó que no se trata de hacer promesas, sino de la unión y el trabajo hombro a hombro “para que el Quindío cambie su rostro y otros puedan ver una cara distinta del departamento, que nos puedan contemplar como ese Quindío soñado, paraíso o Edén Tropical”.
 

Compromiso de todos

El trabajo de reconstrucción del tejido social y la confianza ciudadana es una labor que requiere la unión de todas las fuerzas del departamento.

“El día que los medios de comunicación, las instituciones gubernamentales y los organismos no gubernamentales nos unamos más, podemos embellecer este departamento”, resaltó el obispo.

El religioso enfatizó también el trabajo que ya viene adelantando con sacerdotes, seminaristas, religiosos y líderes juveniles, en la construcción de estrategias pastorales que los acerquen con la comunidad.

“Nuestro liderazgo tiene que realmente tocar a las puertas de nuestros corazones y de los corazones de los quindianos. Y lo vamos a hacer uniéndonos todos, porque tenemos que ser voz de esperanza. Si cada quindiano de a pie se vuelve un profeta de esperanza, podemos cambiar esta realidad”, agregó.

Ante el panorama y el inicio de un nuevo año, queda una gran duda: ¿cómo empezar a trabajar en sacar adelante el departamento?

“Lo primero es que hay que creer y a eso los invito a ustedes: crean en que es posible cambiar esta realidad, pero no esperemos a que cambien los de arriba. Cambia tú, cambio yo y podemos hacer que se transformen las estructuras. De lo contrario será imposible”, sentenció Quintero Gómez.


Álvaro José Carvajal Vidarte
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net