Viernes, 18 Ene,2019

La Salida / ENE 03 2019 / Hace 16 Dias

Científico de 23 años culminará maestría en ciencias biomédicas en Alemania

El quindiano Juan Camilo Arenas regresó de hacer su tesis de posgrado en el instituto de virología de la universidad de Freiburg, con estudios sobre toxoplasma gondii.

Científico de 23 años culminará maestría en ciencias biomédicas en Alemania

Juan Camilo Arenas realizó su pasantía investigativa en el Instituto de Virología de Freiburg, Alemania.

El biólogo Juan Camilo Arenas, de 23 años de edad, está a punto de culminar su maestría en ciencias biomédicas. Acaba de llegar de realizar su pasantía investigativa en el Instituto de Virología de la universidad de Freiburg, Alemania. En diálogo con LA CRÓNICA expuso sobre los tres meses que pasó fuera del país realizando su investigación con el parásito toxoplasma gondii, sus próximos retos académicos y la situación de la ciencia en Colombia.
 

¿Cuál fue la pasantía investigativa que realizó?

La pasantía de investigación para mi maestría de ciencias biomédicas la realicé en el Instituto de Virología de la universidad de Freiburg. Viajé para llevar a cabo los experimentos de mi tesis y evaluar unas moléculas e identificar cuál era su efecto en el parásito responsable de la toxoplasmosis.

¿Qué pregrado realizó?

Soy biólogo de la universidad del Quindío.

¿Cuándo empiezan a interesarle las ciencias biomédicas?

Mi interés surgió desde cuarto semestre, que pude ingresar al Grupo de investigación en parasitología molecular, Gepamol, a partir de ahí me conecté con esta área de ciencias biomédicas y creé un interés por investigar más a fondo los temas que tienen que ver con salud humana y principalmente con la toxoplasmosis.

Lea también: “Ciencia: contribución al desarrollo y a la generación de conocimiento”: Hernando Ariza

¿Qué estudios realizan desde Gepamol?

Desde el grupo se investiga principalmente al parásito toxoplasma gondii, que es el responsable de la toxoplasmosis, pero hay diferentes líneas de investigación, por ejemplo, un proyecto muy bonito que hay en este momento para investigar sobre la presencia de microorganismos en agua y en alimentos de escuelas del departamento.

¿Qué posibilidad abrió el grupo de investigación para hacer su pasantía en Alemania?

El doctor Ailan Arenas, mi director de tesis de maestría, hizo su pasantía de investigación del doctorado en la misma universidad, posteriormente, él también recomendó a otro estudiante de maestría, entonces ya existía el vínculo con el instituto y con el doctor de esa universidad, Tobias Steinfeldt, que es un científico muy reconocido.

¿Qué le dicen las personas al ser un científico tan joven?

Las personas se sorprenden de que una persona a tan corta edad ya esté terminando un estudio de posgrado, pero tengo claro que son muchos más retos los que se vienen adelante, para poder llegar a otro tipo de reconocimientos, falta un camino más largo,  este es el inicio, pienso que estoy en un buen lugar y en un buen punto, tanto en la maestría como en el grupo de investigación, se enfocan en la formación para tener rigor científico.

Le puede interesar: Con máquina, lodos de curtiembres se deshidratarán en ocho horas

¿Cuáles son sus proyectos a corto y largo plazo?

A corto, terminar la maestría y el paso a seguir sería empezar un doctorado, me gustaría salir del país para hacerlo, el contacto con el doctor de Alemania me abrió las puertas para pensar en la posibilidad de realizarlo allá, quedaron muy a gusto con mi forma de trabajo.

¿De dónde salieron los recursos para hacer su pasantía?

Yo recibí apoyo económico por parte de Colciencias, de la maestría en ciencias biomédicas y por parte de vicerrectoría de investigaciones de la universidad del Quindío y obviamente por parte de mi familia.

¿Qué cosas positivas le dejaron estos tres meses en Freiburg?

En la parte personal, lo que más tranquilidad me dejó fue el sistema de vida allá, saber que existe transporte público hasta la 1:00 a. m., que no había ningún problema si me quedaba hasta tarde en el laboratorio, a cualquier hora del día me sentía seguro. Otra cosa que me hacía sentir tranquilo es que si bien yo no hablaba alemán, todas las personas allá hablan inglés, entonces no tuve complicaciones para comunicarme. Con respecto a la parte profesional, desde el laboratorio, tuve mucha facilidad para realizar mis estudios, porque los reactivos se conseguían de manera muy sencilla, el mismo instituto tiene gran variedad de productos, a diferencia de Colombia, para conseguir cualquiera de estos materiales, es un problema, se demoran mucho, se complica mucho la consecución de los objetivos, porque fácilmente uno puede estar esperando un reactivo por más de 2 o 3 meses.

Vea también: Uniquindiano fue condecorado en la Unam

¿Cómo ve la universidad del Quindío frente al Instituto de Virología de Alemania?

Pienso que estamos en un buen punto y en un buen nivel en toda la parte de formación académica, los doctores me decían que les gustaba mucho el estudiante colombiano, porque es muy dedicado y riguroso para trabajar y escribir artículos. La universidad del Quindío va por muy buen camino, la dificultad no solo para el Quindío, sino para toda Colombia, es el tiempo de espera para los investigadores cuando necesitan algunos productos, que no son tan sencillos de conseguir, pero a todos los profesionales nos forman muy bien. 

¿Qué es lo más difícil de ser científico?

La dedicación, pienso que si alguien quiere dedicarse a toda esta parte de investigación, si no toma las cosas con seriedad y se dedica por completo, no va a poder obtener buenos frutos. Tenemos que perder tiempo con nuestra familia y amigos para poder estar en el laboratorio investigando, leyendo o pendientes de nuestros estudios.

¿Quisiera ejercer en Colombia o por fuera?

Me gustaría estar en un instituto por fuera del país por la facilidad en los procesos, allá se preocupan porque uno esté dedicado a investigar y a hacer la labor, acá nos toca hacer formularios para pedir productos y todo es más retardado, pero no puedo negar que me gustaría poder devolverle a este país todo lo que he aprendido.

Lea también: Docente de la Uniquindío incursiona en materiales basados en carbón extraídos del bambú

¿Quiénes han acompañado su proceso?

Quisiera agradecer a todos los que han aportado su granito de arena a todo mi proceso, desde el colegio Campestre, donde me enseñaron a ser disciplinado, también a la universidad del Quindío, a Gepamol, dirigido por el doctor Jorge Enrique Gómez, en mi proceso de maestría al doctor Ailan Arenas y la doctora Gladys Salcedo, que me han guiado y han sido mis maestros. A mis padres, mis tíos, mi hermano, sin el apoyo de ellos nada de esto sería posible.

¿Algún consejo para las personas que quieran estudiar las ciencias?

Mi consejo sería que si tienen la posibilidad de hacer alguna pasantía o estudio en otro país, lo hagan, es una oportunidad que cambia completamente el panorama y que no tengan miedo del idioma, es fácil comunicarse.


Carolina Molina Marín
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net