Deportes / Febrero 26 de 2013

Columna de opinión: La vitrina del Deportes Quindío

Un equipo tradicional del fútbol colombiano durante más de sesenta años terminó convertido en una atractiva vitrina al servicio de intereses mezquinos.

Ese es el Deportes Quindío de hoy, un onceno que se diluye en medio de sus limitaciones y que ya empieza a causar lástima entre espectadores y críticos. Durante seis décadas de trayectoria, el representativo milagroso ganó, empató y perdió partidos; pero jamás dejó esa sensación de pobreza que exhibe hoy.

No es que pretendamos abrazarnos a la nostalgia, pero sí es menester hacer homenaje a los dirigentes pioneros que crearon, e hicieron respetar a la divisa cafetera y a la región también. Una divisa y una región que hoy parece no tener dolientes. ¡Qué impotencia siente la hinchada! ¡Qué impotencia sentimos los periodistas!

Cuentan algunos colegas que Ramón Jesurum, presidente de la Dimayor, estuvo en Cartagena, convocado por las autoridades de ‘La Heroica’, quien fue informado de la crítica situación que vive el Real Cartagena. En la Dimayor creen que aquí no pasa nada, que la comunidad del Quindío está feliz con este equipo mediocre.

En Armenia hay manifestaciones de insatisfacción, de una profunda desilusión por la pobre campaña del Quindío; pero es el momento preciso para que la clase dirigente de este departamento diga algo, y no deje solos a los hinchas y los periodistas.

Siempre hago referencia a la historia porque en esa memoria colectiva está la esencia de los diferentes grupos sociales, y el equipo profesional es un símbolo de esta región. Y… ¿saben algo? Según lo consignado en la acción popular instaurada por Jesús Antonio Obando el 9 de noviembre de 2009, demanda que persigue la recuperación del equipo para la ciudad, las administraciones municipales de los últimos 28 años han olvidado a los fundadores del equipo, el título de 1956, la compra de la ficha por parte del municipio a los particulares en 1954, la creación del Club Atlético Quindío como empresa social del estado en 1982. Es decir, la historia del equipo emblema de los quindianos.

El permanente silencio en el sector oficial y las manifestaciones de algunos en el sentido de que ya se perdió cualquier derecho es algo que preocupa.

Entonces surgen varias preguntas: ¿En qué condición participa el Deportes Quindío en los torneos de la Dimayor desde hace 60 años? ¿Qué ha hecho Coldeportes, la entidad encargada de vigilar a los clubes? ¿Qué pasó con la inscripción original de 1951 cuando debutó el equipo? ¿En la administración municipal de Armenia conocen estos antecedentes? ¿Quién embolató la ficha o derecho de participación del equipo?

Por ahora muchos lucen indiferentes. Mientras tanto la afición cafetera tiene que tragarse su dolor al ver como se extingue la divisa que aprendió a querer. Los periodistas seguimos buscando respuestas ante dirigentes que no aparecen, y los líderes deportivos de la región en un silencio complaciente. ¡Ah…! y el equipo, el Deportes Quindío, sigue perdiendo; ayer cayó 2-0 frente al Santa Fe. El onceno cafetero no ha marcado un gol en 4 partidos y es colero del torneo. Y los “pelaos” se siguen mostrando, el puntero Olmes García está listo para debutar con un equipo de la MLS en EE.UU y los dirigentes de la Liga del “Tío Sam” están observando otro delantero del Quindío que les interesa. La vitrina sigue abierta.


Por Danilo Gómez Herrera
[email protected]

Enviar | Imprimir |

COMENTAR ESTE NOTA

Otras Noticias

El ingeniero Juan Carlos Salamanca, de la empresa Equiver, que realizó las obras en el estadio Centenario para la Copa Mundial Sub-20 de la Fifa Colombia-2011, hará una inspección técnica del escenario, en especial a su grama, por solicitud del Imdera.


Con el orgullo que da consolidarse como los segundos de Colombia, retornaron a Armenia los integrantes del equipo quindiano masculino de balonmano playa que participó en el nacional que se desarrolló en Girardot.


El representante del Quindío en la Copa Profesional de Baloncesto, Cafeteros, se encontrará a las 8:00 p.m. de hoy, en el coliseo del Café de Armenia, ante Cimarrones de Chocó, el actual campeón.